RSS

Mariela y la Zona Roja: Romance de la Niña Mala

02 Nov

Me pregunto si la televisión cubana habrá reproducido al menos un bocadillo de la deliciosa entrevista que ofreciera Mariela Castro Espín a las cámaras de Radio Netherlands Worldwide, durante su reciente visita a la Zona Roja de Ámsterdam.

El material no tiene desperdicio. Se trata de una auténtica joyita, un supremo exponente del cinismo del que esta dama, garante de ciertas sexualidades de su país, es capaz.

Mariela visitó la famosísima Zona Roja de la capital holandesa, de seguro el área de tolerancia sexual más conocida del mundo, donde comprar un pitillo de marihuana es tan legal como pagar una de las apetecibles chicas que se prostituyen desde coloridas vidrieras. Su cara, durante el reportaje que la exhibía mirando aquellas vidrieras eróticas, era un poema de amor: Mariela había sido flechada por el feeling de la Zona Roja.

Según el reportaje, la hija de Raúl Castro asistió a una conferencia internacional en el país de las libertades extremas, y fue a “ganar experiencias” en el tema que a ella, presidenta del Centro Nacional de Educación Sexual, le ocupa. Como ha demostrado en no pocas ocasiones: el único tema de su país que le importa.

Yo, al igual que Mariela, respeto y admiro (sus dos términos durante la entrevista) la forma en que Holanda administra el ejercicio de la profesión más antigua del mundo, proponiendo soluciones en lugar de trabazones, y permitiendo que la misma prostitución que se ejercería sin garantías legales, higiene, y respeto social, se realice con la más natural transparencia y protección del Estado. Sobre todo porque en Holanda no solo las prostitutas, los amantes de la marihuana o la homosexualidad, tienen sus derechos grabados en bronce.

A otros puede no gustarle: a mí, defensor a ultranza de las decisiones individuales, no me molesta que quien desee ganar dinero con su cuerpo -siempre y cuando sea una decisión tomada con mayoría de edad- pueda hacerlo con legalidad.

Donde las declaraciones de la delfina Castro Espín dejan la boca abierta es cuando extrapola el tema prostitución a nuestra Isla tropical, la misma tierra en que a mí, como a millones de cubanos, me enseñaron que uno de los terribles males republicanos que la salvadora Revolución erradicó desde 1959, fue el del comercio de la carne.

Mariela no solo afirma que sí se ejerce en el icónico malecón habanero, sino que de vez en vez ella conversa con los policías circundantes, haciéndoles entender que deben ser un poco comprensivos, que no está mal irse de manos con el mejor postor -por regla general de nacionalidad foránea- y que solo deberían tomarse medidas con aquellas o aquellos que, según sus palabras textuales, ejerzan la prostitución de una forma “molesta”.

No estaría mal preguntarle a una de las miles de “jineteras” cubanas que han pasado años en prisión por vender sus carnes a cambio de comida, de ropa, o de un pasaporte europeo, si tuvo alguna vez noción de cómo hacer lo suyo sin parecer “molestas”, y en consecuencia recibir la protección pública o solapada de la jefa del CENESEX.

Pero la guinda del pastel aparece también esta vez. En diálogo con una prostituta quizás holandesa, Mariela se carcajea, exhibe sus dientes cuidados, mira a la cámara con su boina bien chic, y comenta con un gesto de niña traviesa: “En Cuba yo he conocido gente que dice ´necesito arreglar el baño y no tengo dinero´, y entonces le da el servicio sexual al albañil hasta que le terminan el baño.” Al final de la anécdota, la anfitriona holandesa, el intérprete, y el hada madrina del transexualismo y la modernidad genital cubana, terminan riendo a mandíbula batiente.

Sí, definitivamente es una joya digna de guardar. Pocos materiales nos servirán como este en el futuro para ejemplificar los niveles inescrupulosos a los que llegaron ciertos apoderados del poder, que no solo gozaban de privilegios vedados para los cubanos corrientes –viajes por medio mundo, entrevistas libres a medios foráneos, estilos de vida primermundistas-, sino que tenían la extraña facultad de tomar sucesos trágicos, grotescos, mórbidos, como una mujer que paga con su sexo los servicios de plomería por la precariedad económica que padece, y volverlos un chiste de buen ver, de buen reír en la distante Holanda.

Quiero pensar que las mujeres cubanas, las que viven en la Isla al menos, no se enterarán de lo que dice a sus espaldas otra mujer como ellas, pero con el salvoconducto de dos apellidos semi divinos en el Olimpo insular.

Quiero creer que aquellas que, efectivamente, no solo han hecho gozar en la cama a un albañil desconocido, sino a un panadero, reparador de ventiladores o un prehistórico anciano español con preferencias criollistas, no sentirán la doble humillación de que sus casos sean tomados en la aristocrática boca de Mariela Castro Espín, para divertir a prostitutas holandesas. Entiéndase: prostitutas holandesas cuyos ingresos son idénticos a los del trabajador de clase media-alta, que poseen libertades y garantías constitucionales, que no son extorsionadas ni por proxenetas ni por policías revolucionarios, y que jamás venderán sus atributos a cambio de un lavamanos sin salidero.

Lo peor de todo es que quizás me equivoque: podría llegar una próxima emisión de la Mesa Redonda donde se invite a la princesa Castro a revelar sus experiencias en Ámsterdam, y donde quizás ella repita punto por punto las declaraciones que ofreciera a Radio Netherlands Worldwide. En Cuba hay estómagos para todo.

Vale la pena recordar que años antes del romance de Mariela con la Zona Roja, su tío no se escondió para decir que sí, efectivamente Cuba tenía prostitutas, pero que sin dudas eran las prostitutas más ilustradas del mundo.

(Publicado originalmente en Martí Noticias)

Anuncios
 
39 comentarios

Publicado por en noviembre 2, 2011 en 01 Julio

 

39 Respuestas a “Mariela y la Zona Roja: Romance de la Niña Mala

  1. Romy Aranguiz

    noviembre 2, 2011 at 10:39 am

    Una vez mas, totalmente de acuerdo.

     
  2. Julian Cedeno

    noviembre 2, 2011 at 10:41 am

    Ernesto:

    Mi esposa y yo nos indignamos mucho cuando vimos y oimos en la TV la entrevista realizada a esta “prostituta sin verguenza”. Pues si ella ofendio a la mujer cubana de a pie, quien tiene que vender su propio cuerpo para satisfacer necesidades basicas engendradas por el sistema social impuesto a los cubanos por su papa y su tio, no dudo en aprovechar la libertad que tenemos de expresarnos aqui para ofenderla tambien a ella, y en nombre de todas las “jineteras cubanas”, en nombre de todas las jovenes universitarias que se hacen novias de estudiantes extranjeros para poder comer y vestir, despreciando a los jovenes cubanos de su propia aula por no tener un par de dolares en el bolsillo, y los responsables de esto son su tio y su papa.

    Como bien dices, “su sonrisa” daba nauseas. Y que me dices de los dolares que gasto en ese viaje y en la ropa de lujo que vestia (incluyo la gorra), o el hotel donde se quedo? Cuantas medicinas y cuantos reactivos y equipos se pudieron haber comprado en el hospital de Moron, donde recientemente murieron tres niños por alguna enfermedad exotica posiblemente introducida en el pais por esos mismos estudiantes de Africa y America Latina que su tio y su papa tienen estudiando alla para sacarles un poco de dolares americanos, mientras las madres cubanas decentes (y de que aun las hay, las hay) , y hasta las que tienen que acostarse con el plomero para pagar con su cuerpo el baño roto, andan desesperadas por sus hijos porque en las farmacias del cubano de a pie no hay antibioticos orales mientras en las farmacias que vende en dolares hay de todo, y los salarios miserables que pagan su tio y su papa no les permite comprar dichas medicinas.

     
  3. yanet

    noviembre 2, 2011 at 10:45 am

    Saludos Ernesto, lo de Mariela es cinismo del burdo, sostenido por su distancia-desconocimiento absoluto de la realidad que dice defender y/o representar…
    debería aprovechar esta visita a Holanda para ver lo que está detrás de la zona roja, en materia de derechos, libertades y bienestar, para hacerle unas recomendaciones a su padre que ya que quiere coquetear con el capitalismo, que aprenda de éste capitalismo de profundo contenido social y no del de China que sólo deja a los cubanos lo peor del cada lado (capitalismo y socialismo), y sin escogencia posible, algo impensable para los holandeses.

     
  4. Roberto Sanchez

    noviembre 2, 2011 at 10:46 am

    es una verguenza para los cubanos lo triste es que cubanos como fran se sienten orgullosos de eso son serviles a los satrapas

     
  5. Faro

    noviembre 2, 2011 at 11:03 am

    Ernesto, Pequeno hermano, totalmente de acuerdo, asi como del criterio de los foristas. Da dolor y rabia lo que dijo, que nos afecta a todas las cubanas por igual. Quisiera que esa entrevista la pasaran por la TV cubana, para que vean como esta princesita se rie del dolor de tantas, que por resolver una situacion han dado, (aunque revolviendoseles el estomago), su cuerpo, por un servicio, una medicina, dinero, que se yo…Cuanto dolor detras de todo esto!!!!!!!!!!!!!!! Culpables? El padre y el tio de esta “dama”. Dios!! Hasta cuando!!

     
  6. Barbaro Lorenzo

    noviembre 2, 2011 at 11:31 am

    Exelente tu post: Ernesto. Una de las cosas que revela esa foto y el embelezo de Mariela Castro con la ZONA ROJA de Amsterdam, en mi opinion, es que se ve abrumada por la total libertad que se respira en ese pais europeo. Mariela, por mas privilegiada que sea, no deja de padecer los muchos sutiles y reprimentes efectos de vivir en LA SAUNA DE LA REPRESION, que ha sido por tantos anos el pais carbeno. Llegar a Amsterdam le permitio sonar, como todo cubano de su generacion que sale de Cuba, por mas privilegiada que fuera su en su estatus, como todos sabemos. Deslumbrada e impactada por LA LIBERTAD se entrego por algun tiempo a sonar lo que seria una Cuba con toda esa libertad. Posiblemente este en problemas a su regreso, incluso habiendo sido tan cinica en sus declaraciones para la prensa. Todo esto no resta nada a la cuota del cinismo brutal que exiben los miemboros del clan Castro, a la hora de hablar de su destartalado pais, fisica, moral y espiritualmente. Saludos.

     
  7. Habana Vieja

    noviembre 2, 2011 at 2:04 pm

    Es de una hipocresía que tira para atrás pero también me harta que se crucifique todo lo que difiera del sistema por aquello que ellos implantaron cárcel y golpizas para los que tenían dólares, se prostituían eran homosexuales, sí de algún modo eso hacambiado yo pregunto no es para bien?

    Que quien lo ha propuesto y se carcajea sea una indolente ante otras cosas, pues bueno, ella ha querido dedicarse a está pequeña gran batalla, hay otros que se dedican a otras cosas.

    Yo vería con buenos ojos que sí la prostitución en cuba no se puede erradicar que la legalicen, así están chequeadas, protegidas y pagan impuestos, un check mark (otro) al quitar de la lista de los cacareados logros revolucionarios. A aquello de revolucionario no le queda ni la R, más bien es una gran involución.

    Por cierto el pago de servicios en especies es tan viejo cómo la humanidad, que nos pregunten a las mujeres, sin distingos políticos, ni siquiera de bolsillo, simplemente hay cosas que no se pagan con dinero. Queda abierto…

     
  8. Antonio

    noviembre 2, 2011 at 2:14 pm

    Quiero felicitarte y agradecerte este excelente artículo, según los que ya nos tienes largamente acostumbrados. Lo diferente de éste es que lo estoy leyendo en una escala en Fiji, en un larguisimo vuelo entre Miami y Sydney. Pienso que te agadará saber hasta donde llega tu pensamiento gracias al Internet.
    Saludos,

     
  9. Gabriel

    noviembre 2, 2011 at 2:54 pm

    Sería muy interesante que esa entrevista se pasase por la televisión cubana. El problema es que seguro que hasta Mariela Castro sufre la censura cubana.

    Por cierto, sí que me molestó mucho el aire festivo con el que dice que hay mujeres cubanas que se prostituyen con el fontanero para que les instale un baño. Eso no es cosa de risa.

     
  10. Mayra Rubio Piedra

    noviembre 2, 2011 at 3:31 pm

    Yo tambien estoy INDIGNADA…Esta dama ha puesto a la mujer cubana como trapo de piso. Su desfachatez e irrespeto a la dignidad de las que no nos acostamos con el plomero para que nos arregle el bano,llego a su maxima expresion… y todo por congraciarse con el auditorio….

     
  11. Juan Carlos

    noviembre 2, 2011 at 4:26 pm

    Quizás Mariela este pensando en “regularizar” la situación de las jineteras cubanas. Sería algo así como “licencia para trabajadora sexual revolucionaria” y por supuesto pagaría una cantidad al gobierno en CUC ( moneda convertible) por dicha licencia, mas la nueva contribución a la seguridad social, igual que todos los recientes oficios legalizados en la isla. Aunque pueda parecer mordaz, quiero recordar que entre esos nuevos existe el de ” recogedor de materia prima” que es la licencia que deben pagar al gobierno los que recogen latas de Coca Cola vacías en los basureros. Si “los olvidados de Buñuel hurgaran en los basureros cubanos sin esa licencia, recibirían multas de la policía.

     
  12. Julian Cedeno

    noviembre 2, 2011 at 5:23 pm

    Cuando el pueblo se despertara del efecto narcotico de la dictadura castrista?

    El papa y el tio haciendo negocios con Canada para construir campos de golf que cuestan millones de millones para que vayan a Cuba de nuevo “los burgueses” a quienes ellos mismos les patearon el trasero hace 50 años, mientras eso ocurre, a los cubanos de a pie les dan permiso para ponerse un negocito por cuenta propia, y por otro lado, ella gastandose la divisa en viajes a Holanda para coger experiencia de como funciona “La zona Roja” para poder asi poner a las “jineteras” en un lugar donde puedan estar controladas, pagar impuestos, y estar al alcance de los “”turistas sexuales” , pagar impuestos, y finalmente sentirse orgullosas de la obra de la revolucion.

     
  13. Susana

    noviembre 2, 2011 at 6:37 pm

    Pues si la próxima zona roja cubana va a ser como el negocio de los médicos cubanos en Venezuela y en África, va a ser tarifa de 200 dólares la noche para el extranjero y 2 chavitos para la jinetera o el jinetero, y a darle gracias a la revolución, que van a ganar más que un médico. No digo yo si la Perra tiene razones para reírse a carcajadas…

     
  14. Puta Armienne

    noviembre 2, 2011 at 9:02 pm

    Como es obvio, yo apoyo a la prostitución a la que considero un trabajo muy especializado -no como cualquier otro- que requiere de mucho compromiso, mucha vocación y mucha entrega y que debe ser reconocido y legalizado como ocurre en varios países de Europa entre los que se destacan Holanda, Suiza, Alemania y Hungría en donde las putas somos trabajadoras con todos los beneficios laborales y también pagamos impuestos y seguridad social. Yo estoy inscrita como “trabajadora sexual” en Holanda.
    Lo que me repugna de Mariela Castro es la desfachatez y cinismo de sus declaraciones admirando a las trabajadoras sexuales de Holanda mientras las “jineteras” cubanas son perseguidas y encarceladas por ejercer el mismo oficio que las holandesas. Y más me repugna cuando declara que los cubanos tienen libertad para decir lo que piensan y, de cierta manera, promueve la prostitución en Cuba riéndose del estado de explotación, pobreza y malos tratos que sufre la población cubana y, claro, las putas de Cuba.
    Por suerte ya nadie le cree los cuentos a la tiranía castrista y la Castro Espín es fuertemente criticada en la propia Holanda.
    No creo que toda esta actuación sea solo para dar una falsa imagen de tolerancia que nadie se ha tragado. Hay quien dice que los Castro, sobre todo los herederos más jóvenes, están maquinando legalizar la prostitución en Cuba y poner así a trabajar a las jineteras para ellos en un prostíbulo gigantesco del que la dinastía Castro serán los proxenetas tal y como sucede en China.
    ¿Quién sabe? A lo mejor hasta las mandan ha “cumplir misiones internacionalistas” en Holanda.

     
  15. lamanofranka

    noviembre 2, 2011 at 9:40 pm

    Si, ciertamente da asco el cinismo extremo de esta “señora”. Aun no logro comprender si esta casta de la dinastía Castro vive en una realidad virtual, se hacen los bobos para no ver la verdad que viven los simple mortales cubanos, o de verdad se creen que se merecen y ven normal la vida “capitalista” que llevan por ser hijos de los caudillos. La única forma que tengo para entender la actitud desvergonzada de la hija del General Presidente es que ella se siente realmente por encima de la realidad cubana y sus problemas, que ciertamente no la afectan pero que no debería ignorar de forma tan descarada, al menos para mantener o aparentar mantener la defensa del honor nacional. Pues es evidente que su sicología de diosa del Olimpo le impide comprender el alcance de sus palabras dichas como al descuido, sus gestos laxos ,su sonrisa impúdica, su vestimenta de niña mimada, su pretendido aire intelectual; no entiende Mariela Castro Espin que sus palabras y su sonrisa son lesivas para la “obra” de su propio padre y tío, pues aunque ella lo tire a chiste, lo que ha dicho demuestra que después de 50 años de intentar construir una supuesta sociedad justa, igualitaria y sin explotaciones, lo que han logrado es que una persona, posiblemente hasta profesional, no pueda ni siquiera pagar con su salario el trabajo de algo tan simple como arreglar un baño. Al escuchar este ejemplo salido de la boca de una supuesta entendida, mentes simples pudieran pensar que ese actuar es culpa de los cubanos y cubanas, pero lo que ha llevado a algunos a proceder como en el ejemplo de la risueña Mariela en realidad es producto de la sociedad construida por los designios de su propio padre y su tristemente famoso tío, lo cual es irónico pero sobre todo patético. En su idiosincrasia de mayoral de la finca ve normal burlarse de las desgracias de los esclavos. En su mentalidad de bunker tropical no se da cuenta las extremas diferencias entre las razones por las cuales las mujeres que en países como Holanda se dedican a la prostitución y las razones por las cuales lo hacen las mujeres y hombres en Cuba.

    La realidad demuestra que cada día cobra más importancia no solo derrocar el actual régimen e instaurar una democracia pluralista y un Estado de Derecho, sino también de impedir a tiempo que semejantes personajes como la Mariela y su calaña intenten establecerse en el poder.

    @La_Mano_Franka

     
  16. robertocabreja

    noviembre 3, 2011 at 6:20 am

    Esa es su opinión,,,, la de mariela castro,,respetemosla

     
    • Julian Cedeno

      noviembre 3, 2011 at 11:04 am

      Disculpe robertocabreja, pero quienes primero tienen que aprender a respetar la opinion de todos los cubanos, son la familia de los castros.

       
  17. Ada

    noviembre 3, 2011 at 7:52 am

    Que cinidad en muchas opiniones, creo que ha hablado un tema que esta en boca de todos, la prostitucion que ahora repudiamos era peor en antes de la Revolucion, sin seguridad ninguna, quienes se prostituyen a veces les pregunta has estudiado? la respuesta soy tecnica media, he hecho carrera, pero esta el llamado sujeto, el chulo que se aprovecha de todo, estando en Cuba me quede asombrada ya hay hasta madame, incluso el asco que me produce como las libertades que se estan viviendo ni en Europa se vive, no creo que en cualquier pais del mundo se permita de tal manera episodios asi, pero Mariela ha hecho mas que nada abrir puertas vedadas en Cuba, no vi a la policia detenerla, y si las detienen las manda a sus provincias de origen, mi hija que es nacida en Alemania me decia ; que asco mama? como se ofrecen, eran mujeres entre 17 y 25 mayores ninguna, la mayoria buscando la opcion de irse, lo que pasa que prefieren quedarse en Cuba que las mantengan, pues esas las llamadas inteligente en cuanto el extranjero coje el avion , ya tienen a la proxima presa, Mariela ha dicho su opinio, que dirian uds si no fuera la Hija de quien es? que opinion dejarian? creo que hablar las cosas como en realidad son es un escandalo si la persona que lo dice lucha a diario con Burocratas que no entienden las libertades sexuales, tu escrito no esta mal dentro de la Critica, pero te pregunto que opinarias si la persona no fuera la que es? Te pido ser objectivo no estudie periodismo pero donde dejamos la Etica si la informacion que tomamos es la que nos interesa , no somos capaces de aceptar que cada ser es libre de pensar, opinar lo que desea, respetando la vuestra y las de los demas, seamos ante todo criticos con uno mismo….mis respeto ADa

     
  18. Charlie

    noviembre 3, 2011 at 8:14 am

    Madam Mariela, un poco me recuerda a Meadow “SOPRANO” que quizas no aprueba todo lo q hace la familia pero al mismo tiempo no tiene ningun reparo en beneficiarse y disfrutar de los frutos q el NEGOCIO genera.

    Charlie

     
  19. Diego

    noviembre 3, 2011 at 9:24 am

    Muy buen trabajo Ernesto, coincido plenamente contigo y con todos los foristas anteriores, especialmente con LaManoFranka. Sus palabras (las de Mariela por supuesto) son verdaderamente ofensivas a las mujeres cubanas y al honor de nuestro pueblo. Es el colmo del cinismo y la desfachatez

     
  20. Julian Cedeno

    noviembre 3, 2011 at 10:40 am

    1- La adolescente de Bayamo murio consecuencia de la prostitucion del socialismo castrista.
    2- Mi primo murio como consecuencia de un accidente automovilistico cuando se entero que su hija adolescente estaba “jineteando” en Varadero y fue en su busqueda para salvarla y sacarla de ese mundo miserable y deplorable.
    3- Cuando visite Cuba despues de un año de trabajo en el exterior, visite el hotel Comodoro en La Habana con mi esposa e hija. Primero no me dejaron hospedarme porque era cubano (a pesar de tener dolares ganados honradamente con mi trabajo). Me autorizaron pasar a la piscina, pero tuve que salir porque no toleraba ver la cantidad de “jineteras” jovenes con turistas geriatricos. Jamas vi una situacion similar en los paises que he visitado en Africa y America Latina.

    Yo me opongo a la prostitucion legalizada y al turismo sexual en la Patria de JOSE MARTI!

     
  21. EL VERDUGO DEL COMA ANDANTE

    noviembre 3, 2011 at 11:07 am

    Pequeno hermano :Mira ,lo mas expresivo del asunto es que ella no ha dicho nada extraordinario ,solo una opinion como la de cualquiera en el planeta a cerca de la prostitucion en cualquier sitio ,ahora lo que hace este asunto tan diferente es que en ninguna parte se hizo una revolucion para erradicar todo lo que hoy existe en CUBA ,la aceptacion tacita de que lo que han hecho es pura porqueria durante tanto tiempo es la clave a discutir ,estan aceptando que su obra es paja , que nada funciona ,que el proyecto acabo y lo unico que queda es decir “recojan que nos mudamos”.Ya no les queda mas que esperar el fin y por supuesto tratar de escapar del juicio que se avecina.Pero el juicio lo haremos aunque tengamos que desenterrar a todos estos rufianes y sentarlos en el tribunal en el hueso vivo , de todas maneras acaban de exhumar los restos de la madre “MARIANA GRAJALES” y esta intacta ,santa , limpia ,lista de nuevo a parir leones y leonas cubanas de pura sangre y esa si no es esta ratita inmunda ,esa es la verdadera cubana ,ya renaceremos de nuevo como tantas veces hemos hecho en la historia , un abrazo a todos y sigamos conversando de todo lo referente a LA PATRIA ……

     
  22. Pericles

    noviembre 3, 2011 at 1:30 pm

    LA PROSTITUCIÓN EN CUBA (Fragmento de un capítulo de un libro, que quizá publique algún día

    El “jineterismo”, nuevo apodo de la más antigua de las profesiones, es la versión moderna y sui géneris de la prostitución, cuyo origen clásico, de alguna manera, siempre tiene una connotación económica, aunque esta puede expresarse en formas tan sutiles y distorsionadas que en ocasiones resultan engañosas.

    Una sociedad injusta, que marginaba de posibilidades de desarrollo a sectores importantes de la población, inevitablemente conducía por tristes derroteros de ruina moral y material a una pléyade de jóvenes, muchas veces, por sus dotes naturales y su potencialidad individual, merecedoras de un destino mas digno y respetable. El hecho de que la mayoría, no aceptara este destino impuesto por una aplastante realidad económica que dejaba poco margen a sus expectativas de futuro y que aceptara las limitaciones de su calidad de vida en un marco de pobreza con honorabilidad no siempre justificaba la apreciación de que el tránsito por estas sendas de corrupción y degradación era privativo de aquellas que buscaban un camino fácil y despreciaban los prejuicios de una sociedad, cuyos criterios sobre la moral eran muy exigentes para la comunidad mientras resultaban muy flexibles para sus propias degradaciones.
    El proxenetismo profesionalizado y experto sabía donde buscar sus víctimas y como conducirlas, sometidas a la más inicua explotación a un camino sin retroceso y sin escapatoria. A quien reclamar y acusar, en un medio corrompido y clasista que utilizaba y rechazaba simultáneamente aquella oferta, que veía como natural su existencia y que solo culpaba a las que ejercían su comercio como víctimas de su propia carencia de valores dejando a un lado el análisis de los condicionamientos económicos y políticos que lo facilitaban. La propia cultura social, consustancial con sus orígenes, aceptaba el fenómeno de la prostitución como un mal inevitable y necesario, cuya presencia local resultaba el exponente criollo de una manifestación histórica de connotación universal a la que no era posible substraerse.
    La pobreza no necesariamente conduciría a la prostitución, pero resultaba el caldo de cultivo propicio para su origen. En este caso, se trataba de la pobreza en un sentido absoluto, desprovisto de expectativas y de posibilidades, tolerada y estratificada como un mandato místico, como una realidad ineluctable, de la cual no resultaba fácil evadirse.
    La propia moral de la familia estigmatizaba su ejercicio y excluía su relación y sus vínculos con las protagonistas, aislándolas y colocándolas en un segmento ajeno, sin apelaciones ni perdón.

    El tratamiento del fenómeno en la candidez de un nuevo sueño…1959…

    El proyecto, para nada parecía utópico en tiempos de tantas renovaciones y por supuesto encajaba perfectamente en el enfoque doctrinal que preconizaba su justicia en todos los horizontes y que paralelamente podía disponer de los recursos materiales y la capacidad de movilización para arrancar de cuajo su existencia y materializar un futuro nuevo para las víctimas de aquel presente, condicionando además las más propicias expectativas para las candidatas al relevo. Más difícil con las primeras, para las cuales aquel modo de vida era ya una existencia firme y aplastante y cuyo trasplante a una nueva realidad podía correr el riesgo de marchitarse en medio de los viejos prejuicios y su propia actitud mental para hacer otra cosa, quizá incluso menos remunerada, fue, sin lugar a dudas, un modelo aceptado sin reservas por las mas jóvenes y las que formaban filas en espera de su turno. La opción entre una beca para continuar estudios hasta los más altos niveles, o de un trabajo digno y relativamente bien pagado para aquella etapa. La posibilidad de formar parte, en igualdad de condiciones y derechos de aquella novedosa oferta social y la confirmación de que no se trataba de una manifestación demagógica sino de una realidad tangible y perdurable, condujeron definitivamente y en un lapso de tiempo breve a la increíble erradicación de aquel tumor social, cuya desaparición, pareció a muchos un sueño mas de aquella onírica etapa.
    La prostitución como fenómeno social clásico, desapareció.
    Las zonas de tolerancia y los prostíbulos se transformaron en barrios y residencias habitados por gente común y durante muchos años la imagen de este flagelo social, casi consustancial con la humanidad, pasó a ser un recuerdo sepultado en una realidad omnipresente que no le daba alternativa para resurgir.
    Pero el transitar de la historia con su implacable imposición devendría, mucho después, en un rebrotar de aquella imagen sepultada y olvidada como secuela de la antigua sociedad, contraviniendo el aserto, de que la nuestra, no enfrentaría nuevamente esta denigrante calamidad.
    Claro que ahora su rostro se embozaba tras otra imagen. Sus protagonistas tenían otra extracción y los elementos condicionantes, transformados por una realidad inédita, obedecían a nuevos resortes y nuevos intereses.
    Retomar la alternativa del turismo como herramienta para afrontar nuestras calamidades económicas, resultaba una decisión acertada para un país sin recursos naturales, sin desarrollo industrial y que había perdido sus mercados y fuentes crediticias tradicionales, de manera brusca y tajante.
    Lógicamente su aceptación y desarrollo implicaba la toma de riesgos inevitable. La confrontación directa con los miembros de otras sociedades, por lo regular representantes de las clases económicas que podían permitirse este lujo, y que usufructuaban un estilo de vida, que se exhibía como tremendamente atractivo, en especial al compararse a nuestras modestas posibilidades y las limitaciones imperantes, ahora agravadas en proporción geométrica y con tendencia a su progresivo deterioro, determinaba un contraste perturbador de los principios que inspiraban la estructuración teórica de nuestra sociedad .
    Pero la recuperación económica imponía otros cambios, en especial la aceptación de la inversión extranjera, la aparición de sociedades mixtas y la inevitable participación de un segmento poblacional que comenzó a acceder, por diferentes vías, a un nuevo estilo de vida, matizado por el acercamiento a la moneda que simbolizaba aquella etapa de transformaciones.
    Los valores que condicionaban nuestro sentido de la moral, comenzaron a ser erosionados y subvertidos, por cuanto de manera inevitable y como parte del sistema, aparecieron los nuevos mercados, con una oferta ajena a la cultura precedente y comercializados en una moneda, en una primera etapa prohibida y solo disponible para los extranjeros y un grupo privilegiado de nacionales coyunturalmente ligados a los cambios.
    La resultante, entre otras, sería la búsqueda de caminos que transitaran por aquella nueva realidad, deslumbrante y atractiva y como consecuencia una supeditación de ciertos principios a la concreción de este nuevo y fascinante sueño.
    Uno de esos caminos condujo al resurgir de la prostitución, modificada y ajustada al nuevo escenario que las características contemporáneas le imponían.
    El análisis de este fenómeno debe ser realizado con un enfoque amplio y desprovisto de parcialidad. Volver a considerar como en el pasado que las que protagonizan esta nueva versión solo responden a su pérdida individual de valores que conduce a la deformación de su conducta, sin evaluar la materialidad que la condiciona, las causas que la motivan, sería poco profundo y solo puede conducir a una mala interpretación de la realidad y a una conducta errónea en su manejo
    En una sociedad como la nuestra, a pesar de sus limitaciones actuales, no podría esgrimirse el determinismo económico en los términos conceptuales que lo validaban en el pasado. Sin embargo, negar que el fenómeno económico, esté presente, expresado en otras categorías, engarzado con otros elementos, y en especial con otra escala de valores que la disponibilidad ambiental genera y que se transforman en motivaciones y justificaciones que inducen a determinados sectores a transitar estos derroteros, nos conduciría a conclusiones falsas.
    Entre los estigmas que caracterizan este nuevo modelo de prostitución, uno de los más curiosos, si se compara con el pasado y en especial con su expresión en otras latitudes, es la connotación exclusivista que solo selecciona al poseedor de un pasaporte extranjero. El comercio con nacionales prácticamente no existe. Esto tiene varias explicaciones. En primer término, el objetivo final que persigue solo puede ser adquirido en moneda libremente convertible y la moneda nacional, desvalorizada y sin mercado no resulta útil, mientras que por otra parte, se infiere, que el criollo ni dispone de este instrumento, al menos en la cuantía necesaria para ese tipo de inversión, ni necesita pagar por algo que en el estado actual de la conducta sexual prevaleciente no resulta difícil ni anormal alcanzar.
    Por otra parte, y es otro dato atípico, este modelo de relación mas que el pago de un contacto, busca en realidad, como meta a largo plazo, una relación estable y duradera que proporciona a la vez que una solución económica, un estatus social y migratorio que la ubica en una situación privilegiada.
    Otro aspecto atípico resulta de la aceptación familiar del fenómeno. En una alta proporción, al contrario de lo que sucedía antes, cuando la prostituta era estigmatizada y marginada, ahora, el hecho de alcanzar una solvencia económica y en determinados casos una ubicación social que la pone en condiciones de modificar las limitaciones familiares, la sitúa en un plano especial, mas o menos criticado o envidiado, pero con una connotación social diferente.
    El monumental proceso de promoción educacional desarrollado a lo largo de décadas estableció, que en la composición de esta sociedad exista una alta proporción de profesionales y técnicos y una escolaridad media que abarca una parte mayoritaria de nuestra población. Esto forma parte del hecho paradójico que muestra como un por ciento significativo de las integrantes de esta cohorte, ostentan un nivel escolar alto, que no excluye en algunos casos el universitario. Es cierto que en una crecida proporción tienen una ubicación laboral, pero también lo es, que la desproporción salario-precios, que prevalece otorga a su categoría salarial una capacidad adquisitiva insuficiente para afrontar la realidad cotidiana y muy lejana del ideal que los nuevos condicionamientos ambientales determinan.
    El escenario también se modificó. No están presentes los prostíbulos y las zonas de tolerancia que tradicionalmente regionalizan y aíslan la práctica. Ahora el proscenio se traslada a los hoteles y las zonas turísticas donde la oferta tiene la posibilidad de su mercado y el proxeneta del clasicismo tradicional adopta una nueva imagen camuflada en el carpetero de hotel que coordina y facilita el hecho o el trabajador del ramo cuya relación con el turista le convierte en agente remunerado de la transacción.
    La presencia de la drogadicción, también excluida durante lustros de nuestro ambiente, retoma su presencia y este, entre otros, resulta un medio apropiado para su progresión y paralelamente un incremento de enfermedades de transmisión sexual se manifiesta como corolario natural.

    Estoy mezclando el pasado y el presente utilizando un terreno que se convierte en puente, en vínculo que conecta dos épocas. Pero si las condiciones en que ocurre no son las mismas, si la motivación, al menos cualitativamente, difiere, cual sería la estrategia acertada, cual la solución, si es que existe. Creo que en este como en otros temas el enfoque está distorsionado porque la perspectiva en que se enmarca está viciada por la prepotencia de una jerarquía que se considera poseedora de la sabiduría absoluta y desprecia el análisis de la etiología del fenómeno.
    Tratamos los síntomas sin abordar las causas. Sancionamos a los proxenetas y le atribuimos toda la responsabilidad. Perseguimos a las Jineteras y supuestamente pretendemos rehabilitarlas.
    En la antigua manifestación era fácil y común buscar las causas en los problemas sociales y económicos, en la actual, nos auto engañamos, pretendiendo ignorar que la realidad imperante, en esos terrenos, desempeña el papel fundamental y tratamos de decapitar su presencia atacando la punta del iceberg y dejando intacta su base de sustentación.
    Como con muchos otros problemas, la subordinación de la realidad a los intereses políticos, nos conduce engañosamente por senderos poco realistas que enmascaran la verdad y abonan el crecimiento de los males.
    Esta conducta, además de la connotación económica inherente a la base de sustentación de todas las formas de prostitución, un poco que también expresa, entre otras cosas, una evasión de la realidad, una protesta generacional frente a los estrechos moldes en que se ha pretendido enmarcar el comportamiento social, que ignorando la objetividad del interés singular ha tratado de colectivizar el pensamiento, subordinando al enfoque político oficial el criterio personal, y haciendo depender las conquistas sociales alcanzadas de la entrega total de la identidad individual.
    Pericles

     
    • Ylonka

      diciembre 6, 2011 at 12:41 pm

      La sociedad cubana,es una sociedad decadente,carece de valores de cualquier tipo. Lo peor de todo es que vinieron y vienen a podrir la sociedad americana de la ciudad de Miami.Esta ciudad gracias a ellos, es esta llena de odio por los exagerados beneficios que tienen los cubanos,de racismo porque los pobres diablos estos andan pregonando que son descendientes de españoles,pero se les olvida la parte que son descendientes de esclavos negros tambien,de corrupcion siempre buscan la manera de tener todo gratis y de robar, el gobierno americano los recibe aquí les da ayuda pero estos malagradecidos todavia se dan lujo de robar,los viejos que no sirven para nada son traídos de Cuba para seguir haciendo nada….Los cubanos son la manzana podrida de los Estados Unidos.

       
  23. luis

    noviembre 3, 2011 at 2:09 pm

    Siempre me a dado mucho asco la familia real castrista, desde que naci hace 41 años , pero esta mariela es el ser mas bajo, sucio, mentirosa, descarada, y lo peor del genero humano solo superada en cuba por su tio y padre, que puerca la princesa Mariela 1a. de biran , remember los nazis, remember libia remember gadafi, .. no os preocupeis.. los vamos a llevar a los tribunales , los buscaremos, los encontraremos, los juzgaremos, …… o los cazaremos….

     
  24. F. Hebra

    noviembre 3, 2011 at 2:21 pm

    Evidentemente casi todos estamos de acuerdo con el escrito. Casi, porque veo que también alguien pide respeto para las opiniones de Mariela. Las opiniones no hay que respetarlas, lo que hay que respetar es el derecho a decirlas; algo que Mariela tampoco practica, al menos en su principado. Lo de esta mujer es bochornoso por su infinito cinismo.
    Y lo más triste es ver y comprobar que Brecht tuvo razón (recurro mucho a esta cita): “la opresión envilece por igual a opresores y oprimidos”. Me explico aquí:
    http://www.cubanet.org/opiniones/¿que-tendra-la-princesa/

     
  25. Segismundo

    noviembre 3, 2011 at 4:23 pm

    Lo que pone de manifiesto Mariela al referir la trágica anécdota, es una triste realidad de la Cuba de los Castro. Lo terrible del caso es que en Mariela despierte una carcajada, secundada por los entrevistadores y la prostituta holandesa (¡que vaya ud. a saber de donde vino!).
    Al fin y al cabo, Mariela es una embajadora de su padre,Raul, que ha ido a Amsterdam “a ver como funciona eso allá”, probablemente para, tomando notas, hacer una transposición caribeña de la llamada Zona Roja de Amsterdam a La Habana. Es sabido el dinero (en moneda dura) que genera la prostitución y que, por ahora está fuera del control del gobierno tiránico de su papá, que copiando el modelo holandes,en las partes que convenga, podría dar lugar a una lucrativa fuente de ingresos. A la exportación de una “mercancía” como hambre y necesidad, que adquiere el exilio comprada con el envío de remesas a sus depauperadas familias, podría unirse la exportación de esta otra mercancía, sexo, adquirida por turistas extranjeros, pero sin que dicha mercancía saliera de la Isla. Los costos de viaje, alojamiento y aderezos de moda de la embajadora, serían compensados con los ingresos de la operación financiera (por ahora en estudio, supongo) quedando un superavit considerable, del que se extraería un elevado porcentaje para engrosar los ingresos familiares. El desarrollo político de esta operación, requiere un tiempo, pero todo se andará, porque “las cosas de Palacio, van despacio”, como dice el dicho.

     
  26. Hansel

    noviembre 3, 2011 at 4:50 pm

    Hola Ernesto,

    hace meses que no comentaba aunque no he dejado de leerte.Tu post me ha hecho volver a teclear algunas cositas.
    Por suerte está grabado.Los cubanos lo verán.Cuándo?Bueno,eso no lo sabe nadie,pero lo verán.
    Retozar frivolamente con ese tema y fingir ignorar las causas que hacen a una mujer acostarse con el albannil es de una inmoralidad incalificable.Los descendientes de los dictadores están tan,pero tan convencidos que el orden normal de las cosas es precisamente el de hoy,que no se ruborizan diciendo cosas así frente a una cámara.Es como si supieran que esa masa desprovista de cerebro y nacida para ser esclavizada llamada “cubanos residentes en Cuba” jamás los verá,o peor,que si los ven se las dejarían pasar porque las cosas son así porque sí y nada más.Total desprecio por la inteligencia ajena.

    -“Por qué protestan”?
    -“Porque no hay pan.
    -“Por qué no comen cake?!”

    Maria Antonieta.

    La verdad es que veo una pila de semejanzas.

     
  27. diogenes

    noviembre 4, 2011 at 6:56 pm

    Gracias, Ernesto

     
  28. Carbo

    noviembre 6, 2011 at 8:52 am

    Yo estoy de acuerdo con todo lo que dice Ernesto, excepto con lo de las “apetecibles chicas” en las vidrieras. Pero, claro, para gusto se han hecho los colores…

    Saludos,
    Carbó.

     
  29. anamaria

    noviembre 7, 2011 at 1:14 am

    Al ver a mariela castro parece uno estar mirando la cara de su difunta madre y uno se pregunta Cual de las dos se puede catalogar de mas desvergonzada ?

    La primera se convirtio de forma vitalicia en la voz y mando de la poblacion femenina de cuba y fue la presidenta de una entidad que producia millones y millones de pesos que ella manejaba a su antojo y con lo cual pagaba sus habitos burgueses (que nunca perdio). Vilma Espin dicto las pautas para tres generaciones de mujeres Nos obligo a trabajar desmedidamente para la revolucion, a sacrificarnos por la revolucion, a sufrir carencias por la revolucion y hasta morir Por que no? por esa maldita revolucion. Nos prohibio los placers de la vida como son la musica, los buenos films, la buena alimentacion, las modas imperantes el acceso a lugares de recreacion solo autorizados para la cupula gobernante y los visitantes extranjeros, nos prohibio tener la menor relacion con extranjeros (lo cual yo personalmente nunca busque), pero de eso se hizo un pecado en cuba, un delito sancionado por la ley. Yo no soy lesbiana ni me intereza serlo, pero en mi epoca era un pecado ser homosexual y tambien era castigado por la ley. Cuantos cientos de mujeres fueron a parar a la famosa carcel llamada ‘manto negro” por cualquiera de estas dos razones. Todo eso bajo el mandato de Vilma, Fidel y Raul.

    Ahora tenemos la otra, la Mariela Casstro que se ha inventado un cargo de Presidenta del Centro Nacional de Educacion Sexual.Que quiere demostrarnos ahora esta hija de……….su madre? Que cuba es un pais tolerante? Que todas las libertades estan permitidas en la Isla? Mariela Castro y su payasada no puede borrar lo que sufrieron los homosexuales y gran parte de la juventus por culpa de su padre de su madre, de su tio y de toda la pandilla de delincuentes que gobiernan el pais. No puede borrar la triste verdad de que a 52 anos que sus padres cacarearon al mundo entero haber erradicado la prostitucion en Cuba, existan mas prostitutas en el pais y con mas sobradas razones que antes, pues las prostitutas de Amsterdam ejercen las prostitucion para llevar una vida de lujo, pero las jovenes profesionales de su pais no tienen trabajo y si lo tienen no ganan lo suficiente para alimentar a sus hijos y familiares y venden sus cuerpos a extranjeros para tristemente suplir las necesidades de que padecen por culpa del gobierno de su padre y su tio.

    Tanto antes la madre como ahora la hija se pueden catalogar de desvergonzadas, lo unico que las diferencia a una de la otra es que la ultima no llegara a disfrutar los placeres del poder por mucho tiempo.

     
  30. Pedro Julio Suarez

    noviembre 7, 2011 at 10:00 am

    Muy buen articulo Ernesto, y muy buenos la mayoria de los comentarios. Pericle, no se si eres escritor, pero si es un fragmento de un capitulo de un libro, no se que mas vas a decir, si ahi casi lo dices todo sobre la prostitucion, me gusto mucho, yo vivi la otra etapa de la prostitucion en Cuba, por suerte, esta no. Ernesto me gustaria que investigaras sobre los cubanos, en su mayoria de la tercera edad ( conosco algunos ) que van a Cuba a tener relaciones con jovencitas, en Miami deben haber muchos, donde yo vivo que es una ciudad pequena, los hay. Pudieras dedicarles un articulo a estos despreciables sujetos?

     
  31. paola

    noviembre 7, 2011 at 4:28 pm

    los pejor son los italianos cn las chicas …mucha vergeunza desde itlaia gracias a todo habla de eso ernesto , saludos desde italia

     
  32. Rey David

    noviembre 12, 2011 at 10:16 am

    Hola Ernesto hace día no te leía, muy buen post como siempre. Si me permites me gustaría colgar este enlace hacia mi modesto blog personal sobre, sobre un tema que de cierta forma está ligado al tuyo, saludos. El “Cuarto Poder” una reflexión sobre la prensa en Cuba http://elreydaviddecuba.blogspot.com/2011/11/el-cuarto-poder.html

     
  33. Jr

    noviembre 13, 2011 at 11:14 pm

    Todo el clan Castro tiene la misma mania de burlarse del pueblo despues de masacrarlo y sumirlo en la mismisima miseria, Marielita lo hizo esta vez de la peor forma, pero recuerden cuando a Fidel le dio por hacer fiesta y reirse a carcajadas, haciendo un “Show” con los ventiladores inventados y adaptados con motores de lavadora que habian recogido del pueblo.
    Artefactos fabricados por gente humilde que nunca tuvo apenas para comprarse un ventilador digno en una shopping…

     
  34. EL VERDUGO

    noviembre 24, 2011 at 11:14 pm

    MARIELA CASTRO: Que mierda significa esta ratita ,ella no es nadie ,solo una cara de guante que se harta de langostas y camarones ,duerme y vive en aire acondicionado ,monta un SUBURBAN ,viaja donde le sale del b…..y nadie puede decir nico…..solo eso ,ella esta muy lejos de representar a la mujer cubana ,si acaso representa es algunos culosrotos sin valores ,de los que son un bochorno en cualquier sociedad ,no a los homosexuales decentes ,honrados ,honorables y merecedores de todo el respeto y consideraciones.Ella no representa nada ,es un eco de las mierdas que habla su familia ,es en fin la misma mierda que son sus progenitores…….

     
  35. Cubaparatodos

    diciembre 9, 2011 at 11:49 am

    Estas palabras de esta nina mimada duelen y sin duda demustran una vez mas lo poco. Q le importa al regimen su pueblo,indignado debe estar cada cubano q ha visto esta entrevista en la cual se ha transformando la trizte realidad cubana en Un chiste.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: