RSS

Los Latidos Beatles de Willy

12 Sep

¿Existe algo mejor, para un admirador de su obra, que escuchar a Willy Chirino en vivo y en directo durante dos estupendas horas? Sí. Al menos para mí: escucharlo homenajear a Los Beatles durante esas dos horas que no debieron terminar.

Sacando cuentas, creo que no podría yo haber soñado un mejor primer encuentro con este sui géneris icono de la música cubana, que rindiéndole tributo a genios con los que él, acaso sin reparar en ello, tiene más puntos en común que las influencias estrictamente musicales.

Willy Chirino pertenece a una extraña casta de artistas cubanos: la de aquellos a quienes no lograron expulsar jamás de su tierra; la de quienes vencieron –¡por knockout!- cualquier limitación, censura dictaminada, intento de extirpación de sus canciones, en una Isla donde escuchar la música con libertad sigue siendo tan utópico como la libertad más primaria.

Si algunos músicos ovacionados por la comunidad hispana del exilio corrieron la dura suerte de convertirse con el tiempo en extraños, en distantes exponentes para sus hermanos que quedaron en Cuba, Willy Chirino puede considerarse el triunfador inigualable: me atrevo a asegurar que ni siquiera la gran Celia Cruz logró una permanencia tan raigal, un interés tan constante, entre los cubanos de tantas épocas diferentes.

El rey de las fiestas underground, de los volúmenes controlados para evadir los tímpanos del CDR, de las escuchas suspicaces (por aquello de ¿y si viene la policía a tocarnos la puerta?) siguió, sigue siendo Willy Chirino.

Particularmente, saberlo cantándole a los Beatles no me sorprendió en lo absoluto. Desde hace décadas Chirino confesaba con cierto tono amenazador su devoción por los Chicos de Liverpool. Como quien dice a sus seguidores: “escúchenme bien, esto no lo digo por gusto”. Ergo, esperar un álbum homenaje a sus (nuestros) ídolos británicos era la crónica de una obra anunciada.

Sin embargo, aun tratándose de un músico de probado talento, aun tratándose del autor de discos memorables como Oxígeno y Asere, admito que My Beatles Heart elevó en un peldaño mi percepción sobre el fantaseador de melodías que es Willy Chirino. Cada vez me cuesta más clasificar su música, limitarla a un contexto estilístico. Antes, llamarlo salsero o músico popular me parecía dignamente exacto. Hoy –creo que él lo sabe- nos la ha puesto difícil.

Como en un sobrio intento por evitar los facilismos, de repente haciendo guiños a su beatlemanía incontrolable, Chirino no escoge para su álbum un setlist esperado. No escoge Yesterday, ni Hey Jude, ni Let it Be. No cede ante una posible “Imagine”. Chirino deja fuera demasiados himnos como para ser casual. Y aun cuando sí echa mano a All you Need is Love, Yellow Submarine y Come Together, su álbum se esfuerza por partir de otro principio: el homenaje a una obra en conjunto, no a un conjunto de obras. En My Beatles Heart ninguna parte es más celebrada que el todo.

¿Se percataba Willy, justo cuando firmaba el primero de los interminables documentos; cuando informaba a la plenipotenciaria Sony que quería versionar a sus chicos predilectos, a la joya de la corona, de la sutil y agridulce ironía que implicaban los Beatles en su voz?

Los de Liverpool comparten con Chirino el honor inconmensurable de haber sido prohibidos por décadas en Cuba, el único país donde hasta ayer se custodiaba con celo que nadie escuchara a los deslumbrantes jovenzuelos británicos, y hoy se custodia con celo que nadie le robe los lentes a John Lennon en su parque del Vedado.

Willy sigue prohibidísimo. Lennon, Paul, Ringo y George no. Pero por más farsa institucional que escenifiquen los guardianes del orden musical cubano, un hálito de complicidad subversiva sigue emanando de músicas que le han sacado la lengua con alevosía al mayor absurdo implementado por todas las dictaduras conocidas: querer frenar la expansión indetenible del arte valedero.

Por eso mientras escuchaba a Willy este sábado último en el paradisíaco “Adrienne Arsht Center” de Miami, mientras lo veía hablar con los ojos encandilados de orgullo y placer de este su homenaje a Los Beatles, confirmaba algo que su álbum me había hecho saber desde tres días antes: Willy Chirino no solo les cantaba a sus ídolos. Con las tiernas versiones que les hizo a sus temas, el músico de Consolación del Sur les agradecía la mera existencia a los causantes de tanta música inmortal.

Tres obras de My Beatles Heart: Across the Universe, I´ve Just Seen a Face, y el mix I´ll Follow the Sun/Here Comes the Sun, me revelaron algo como un secreto sutil: Willy Chirino estaba enamorando a esas canciones. En su voz parecen mujeres cortejadas. Willy no las canta: Willy les canta a ellas. Y creo que advertirlo desde la impecable producción de su disco me adelantó lo que vería en el concierto: el milagro de un hombre con obra propia, dueño sin dudas de un espacio entre los imprescindibles de la música cubana, postrado con saña y humildad ante sus inspiradores.

Solo por eso, solo por ver a Willy tan fascinado como el público mismo, valía la pena no dejar escapar su espectáculo. Pero para mí, que encontré en una de sus canciones el motivo para empezar, en mi infancia de escuela cubana, a desconfiar de las consignas que se querían inyectar a mi cerebro; para mí, que cuando elevé mi percepción artística marqué Oxígeno con asteriscos; y sobre todo: para mí que desde hace mucho aprendí a respirar la libertad que solo la música permite, conocer los latidos Beatles de Willy Chirino implicó una experiencia de las que dejan huellas.

Mientras termino esta línea termina también de fondo en mi reproductor Across the Universe y me descubro junto al músico cubano, junto a los cuatro británicos, diciendo que nada cambiará mi mundo. Y qué bueno que ellos están en él.  

Anuncios
 
13 comentarios

Publicado por en septiembre 12, 2011 en 01 Julio

 

13 Respuestas a “Los Latidos Beatles de Willy

  1. habananueva

    septiembre 12, 2011 at 6:53 am

    Nuestro Willy

     
  2. Diego

    septiembre 12, 2011 at 11:13 am

    Dejame decirte Ernesto que a pesar de estar prohibico todo el mundo en Cuba lo conoce y casi todos los cubanos hemos bailado al compás de su música. Me recuerdo ahora que conocí su música hace años en una fiesta , dada por un miembro de los CDR y militante del partido , cuando de pronto escuché los compases de Oxígeno y quedé fascinado, no tuve otro remedio que sacar a bailar a la primera muchacha que tenia cerca. Sin dudas es una gloria de la música cubana gustele a quien le guste y pesele a quien le pese.

     
  3. Freud

    septiembre 12, 2011 at 12:40 pm

    Willy partio el bate con este dico!!!!!!
    Desde que lo compre no he parado de escucharlo al igual que mi esposa e hijas.

     
  4. alexsardalex

    septiembre 12, 2011 at 2:25 pm

    Freud! Nague,

    E un “diSco”!!! Que lo Abaneros se van a reil de ti…

     
    • Freud

      septiembre 12, 2011 at 10:57 pm

      Jaja!!!!….. se me salio el negron ahi!!!!

       
  5. Pedro Julio Suarez

    septiembre 12, 2011 at 4:57 pm

    Te cuento una anecdota, seria el ano 91 o 92, no recuerdo bien, se me acerca el secretario del PCC de donde trabajaba, y muy secretamente me dice; quien es Willi Chirino?, yo me quedo callado mirandolo, y me dice; “anoche en una reunion de militantes de la zona, se hablo de que se estaban escuchando sus canciones por la gente joven, y eso no se podia permitir, y yo no se ni un carajo de el”. Le explique quien era, y como habia salido de Cuba.

     
  6. Julian Cedeño

    septiembre 12, 2011 at 8:13 pm

    Personalmente hubiera preferido que este blog lo hubieras escrito sobre los atentados terroristas del 9/11 y despues publicar este de Willy.

    Me alegro hayas ido al concierto de un Cubano Libre a quien no dejan cantar en el malecon habanero porque seria como una patada directa a los c…… de los dictadores castristas.

    Palabra de honor de que voy a comprar el disco porque todo indica que el talento de Willy fue capaz de minimizar cualquier aspecto negativo relacionado con el tipo de ritmo y musica que Willy produce repecto a la que nos dejo los Beatles.

     
  7. Lariza

    septiembre 13, 2011 at 2:02 pm

    Es un CD simplemente genial. No se le pudo ocurrir a Willy nada mejor. Estoy segura que todo aquellos de mi generacion (naci en 1955) van a comprar ese CD al igual que otros muchos mas jovenes como Ernesto, cuya sensibilidad ante la musica, la literatura y demas manifestaciones del arte admiro y respeto mucho. A todo el que me pasa por el lado, amigos, compañeros de trabajo, mis hijas, mis yernos le recomiendo el CD. Que vivan Los Betles por dejarnos ese legado! Que viva Willy por su buena musica y su cubania! Y tambien que viva Ernesto por saber apreciar las cosas buenas de la vida!

     
  8. La Mano Franka (@La_Mano_Franka)

    septiembre 14, 2011 at 1:26 am

    Desde 1990 a 1992 estudié una carrera universitaria en la Escuela de Artillería en La Cabaña. Aunque la carrera era una ingeniería de índole más bien civil se había decidido impartirla en esa escuela militar.En 1992 un amigo me prestó un casete de Willy Chirino, aquel ya mítico ¨Oxigeno¨. Mis compañeros cadetes y yo lo escuchábamos bien bajito y a escondidas en esa escuela (ni que decir que la más popular era ¨Ya viene llegando¨).Cuando empecé el tercer año tome la decisión de dejar la carrera, pues no quería ser militar, ya mis ideas opuestas al régimen habían madurado y no podía seguir allí, por razones obvias. Pero antes de irme, y aprovechando que una noche de esas los cadetes habían organizado un pequeño bailable frente a la facultad, subí a donde estaba el que hacía las veces de DJ y le pedí que pusiera una canción ¨de un disco de salsa nuevo¨ que estaba buenísimo, mientras le extendía el casete de Chirino. Él lo puso, y los cadetes bailaron al son de una de las canciones más ¨inocentes¨ de esa producción (nada de ¨Ya viene llegando¨, por supuesto). Al parecer nadie se dio cuenta, pues recogí mi casete y me fui como si nada.

    Y ahora me permito una pequeña digresión del tema del post de Ernesto. Mi hermano, ¿Cuándo nos vas a contar lo que hablaron tú y Carlos Alberto Montaner? Debió ser interesante. No creo que haya nadie de los que sigue este blog que no le interesaría saberlo, ¿Tú no crees?

     
    • El Pequeño Hermano

      septiembre 14, 2011 at 1:50 am

      Jajajaja… vale, hermano, acepto el pie forzado para comentar sobre esa primera conversación que tuvimos (después han venido otras, más breves y ocasionales). Dame tiempo para planear el post. Un super abrazo.

       
      • Yasniel

        octubre 2, 2011 at 12:22 am

        Te vas a sorprender cuando leas estas líneas como yo lo hice cuando leí las tuyas, porque no sabrás quien soy hasta que mi identidad…polar, sea revelada. Después de haberme hecho casi llorar jaja con tus comentarios acerca de Willy (con un estilo muy tuyo,por cierto) debo felicitarte hermano porque ahora veo que tu gusto musical va más allá del buen Rock. Suerte, éxitos y sigue escribiendo así. Un abrazo helado desde la caliente Cuba. El foca (tu compañero polar de cuarto jaja)

         
      • El Pequeño Hermano

        octubre 2, 2011 at 3:52 am

        Desde luego me sorprendiste, hermano mío. Una alegría faraónica me has dado. Tu identidad polar y somnolienta me hizo soltar una carcajada cuando supe que hasta mi blog había llegado El Foca, ese socio que, de alguna impensable manera, desarrolló un mecanismo biológico para abrir el picaporte de una puerta sin tener que despertarse, y que fue uno de los pocos -poquísimos- elegidos para soportarme con paciencia en mi período universitario. Gracias por elogiar mi estilo y mi redacción. Los elogios, cuando vienen de los amigos, saben el doble de bien. Y sí, desde luego que mis gustos musicales son más amplios que el siempre amado, preferido y defendido Rock. Aún recuerdo tu mote para mí: “Dani Filth”. Ojalá sigas apareciendo por acá, o al menos por mi email: ernestomorales25@gmail.com
        Siempre tu amigo,
        El Ernest.

         
  9. Yasniel

    octubre 2, 2011 at 9:34 pm

    Oye mi…pequeño hermano ja, que alegría saber de ti igual, hace mucho que investigaba tu paradero y mira donde te encuentro. Debo admitir que me habían informado sobre tu blog (el perro color cartucho de Holguín jaja) pero tenía mis reservas para entrar, debes imaginar por qué, pero ahorá creo que voy a ser un fiel visitante de tu sitio electrónico porque creo que lo merece. Por cierto, es verdad que te soportaba jaja en la UO pero gracias a ti, “Dani Filth” ( aún recuerdo tus vocalizaciones ja) fui más allá de la fresa y llegué al hard rock. Pero ya que en este tema hablas de música, te quería preguntar si ya escuchaste lo último de Buena Fe, el Pi 3,14. Tómate un tiempo y danos tu criterio por acá, así los que no lo conocen se mojan con un toque de buena música y letra. Un abrazo grande hermano y nos vemos por acá.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: