RSS

Instrucciones para una Fuga

27 Jul
Capítulo 3: Muralista Disidente*
 
(Foto: Danilo. País de Píxeles. "El Sexto")

(Foto: Danilo. País de Píxeles. "El Sexto")

El procedimiento era simple. Muy simple. Buscabas un cartón y pintabas en él una frase contra el Gobierno. Te lo colgabas al cuello y salías a la calle. Como en los Reality donde un hombre se desnuda y sale a la luz del día en cueros, y su desafío es llegar a una meta determinada sin que los agentes del orden le detengan. Bueno, aquí no pasarías de un par de cuadras con un cartel colgado al cuello.

También podías optar por elegir un muro de la ciudad y aparecerte delante de él, con una lata de pintura en la mano, y decorarlo con una de estas frases traviesas en contra de Fidel Castro o su hermano Raúl, del Partido Comunista, el sistema, o algo por esa línea. Podías estar seguro: de esta forma, antes de que hubieras terminado la última palabra sentirías detrás de ti dos o tres frenazos secos, y después el metal frío de las esposas en tus manos.

Ahora bien, pintando carteles en los muros corrías un riesgo: que tu frase no llegara a terminarse. Como no sabías en qué punto de la expresión serías detenido, estabas a expensas de que el servicio policial se retrasara unos instantes (cosa poco probable) y entonces terminaras tu tarea y el cartel tuviera un sentido reaccionario. De lo contrario, podrías fracasar. ¿Por qué?, pues porque un letrero que solo dijera “Abaj” no clasificaba como actividad subversiva, sino más bien como alteración del orden público: nadie te había dado permiso para pintar una tapia. Tenía la misma connotación que romper una vidriera o mearte en un área pública. Solo eso. Quizás, si no tenías incidentes delictivos anteriores, te multaban o en el peor de los casos, te encerraban en prisión domiciliaria. El Departamento de Ambientaciones Sociales te enviaba una misiva anunciándote que tenías, por parte de ellos, otra multa de mil pesos por tu acto: habías afeado el ornato de la ciudad. Y entonces te quedabas con el feo saldo de dos multas por pagar, y no estabas preso. Mucho menos tenías categoría de preso político, que era lo que necesitabas.

Un ejemplo: Arístides Bazán. De profesión historiador. Cuando agotó sus artimañas legales, siempre fracasadas, para impartir clases en otras universidades del mundo, comprendió algo: no le dejarían salir por las buenas. El profesor era un potencial emigrado, y eso no podía permitirse. Entonces, supo lo que debía hacer.

Se armó de un rectángulo acrílico de dos metros de largo por uno diez de ancho. Con el plumón negro escribió, sobre este, una hermosa y vasta idea del inmortal José Martí, Apóstol de la Independencia y primer modernista de la poesía. Se la había leído al mártir en una carta a su íntimo Fermín Valdés Domínguez, y desde entonces la había dicho de contrabando a algunos de sus alumnos. Escribió exactamente:

“Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en los que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…”.

Arístides Bazán no tenía alma de peregrino para exhibir su letrero reaccionario por las calles, ni tampoco de muralista mexicano que decora espacios públicos, así que optó por colgar este pensamiento en la puerta de su casa y tener sus cosas listas.

Todavía hoy espera la detención. Las leyes del país cambiaron sin que él se hiciera de un pasaporte como preso de conciencia. Es cierto que al poco rato de exhibir la pancarta en la fachada de su casa, tres agentes de civil y luego tres más de uniforme, tomaron apuntes, tiraron fotos, y comentaron algunas cosas en voz baja. Al parecer se llevaron las evidencias a sus laboratorios. Pero el profesor Arístides nunca consiguió que se lo llevaran preso. Después de mucho tiempo, confesó que tal vez no fue muy claro en sus posturas. Debió elegir algo más transparente. Si uno quiere lograr algo rápido, no se la debe poner muy difícil al enemigo.

Pero hay más. Tampoco debía dejarse margen a la manipulación de la información. Un cartel debía tener suficiente personalidad para transmitir una única e invariable idea. De lo contrario, la empresa podría no ser exitosa.

Otro ejemplo: el 1ro de enero del año 2000 un borrachín con deseos de probar fortuna en otras tierras amaneció con ansias libertarias. Sin lavarse la boca, eructando alcohol, se apareció con una crayola verdeazul delante del Ayuntamiento de la ciudad. Allí, eligió la pared de una Casa de Cultura para su pincelada ideológica. Escribió con grandes letras dobles: Libertad. Y se sentó debajo a esperar a los agentes. El día anterior había mandado avisar a un sobrino que vivía en el Norte: Prepárate, dentro de poco celebramos juntos. Para cuando despertó, en una sudorosa celda del Sector de Policía Municipal, ya el mal estaba reparado. Un artista local había aprovechado el espacio, en lugar de permitir que pintaran nuevamente la fachada de la Casa de Cultura. En su lugar, había escrito: La Libertad Nació sin Dueño, firmado: Silvio Rodríguez, y un puñado de palomas blancas con banderitas cubanas en los picos remataban el mural.

El pobre diablo pasó tres meses en una granja, y después de regreso a la calle.

Entonces, en lo que estábamos. El concepto del cartel. No se sabe bien por qué, pero uno de los pecados capitales del sistema ha sido, desde siempre, un cartelito en una pared. Estos gobernantes han sentido verdadera debilidad por ellos. Desde los tiempos en que arriesgaban la vida por decorar con pintura roja un muro con la siguiente inscripción: “Abajo Machado”. Podrá parecer exagerado, pero es la verdad. Estaban los que ponían petardos frente a las casas de los esbirros, los que preparaban huelgas… y los que escribían carteles. Nunca he entendido cuánto podría molestarme que apareciera en algún sitio un cartel con un “Abajo” mi nombre. Si lo hacen en mi fachada puede que salga a decirles cuatro cojones, pero si es en otra, me tiene sin cuidado.

Pero aquí molestaba, y en grande. Nunca había escapatoria. Para los asesinos en serie o los autores de crímenes contra la humanidad, había una posibilidad de burlar las investigaciones. Para los cartelistas, ni una sola. Quienes lo hicieron con verdadera vocación subversiva, fueron apresados. Quienes lo hicieron para marcharse del país, también. El método era infalible: te condenaban a un año, poco más o menos. Te juzgaban como delincuente político. Automáticamente, las organizaciones de Derechos Humanos inscribían tu nombre entre los prisioneros de conciencia. Era cuestión de sobrevivir a las rejas. Una vez afuera, te presentabas en alguna Embajada conflictiva como perseguido político, y luego de un par de meses de confirmaciones, te otorgaban Visa directa. Hasta tu familia se incluía en el pack.

El procedimiento ganó tantos adeptos que se volvió negocio. Quien tenía en su propiedad un muro blanquecino, podía hacer dinero. Pero debía contratar a un trasnochado que le vigilara el área de noche, y vigilarla él mismo de día. Para escribir en el muro, había que pagar. Obviamente, cuanto más céntrico fuera, un poco más caro. Después de guardarse sus pesos, el dueño retiraba al cancerbero y autorizaba un horario específico. Después que la policía se llevaba al tipo, el dueño del muro lo pintaba otra vez de blanco perfecto. Lo borraba, como una pizarra. En espera del próximo rupestre.

Quienes se decidían a colgar su cartel, por si acaso, mojaban también al presidente del CDR para que llamara a la policía y le dijera quién había sido el autor de la obra, y hasta a un par de jugadores de dominó, que fungieran como testigos. Les daban las gracias, también. Ellos le deseaban suerte en su viaje futuro.

Pero no hay bien que dure cien años. En algún momento la brecha debía cerrarse. Una junta de Justicia reformó el Código Penal, y los cartelistas perdieron la ganga. Lo peor: empezaron a enterarse en sus juicios. El desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento. En lo adelante, los tribunales sancionaron con los eufemismos más retorcidos y geniales (aparte del socorrido Alteración del Orden, se fundó el Maltrato a la Propiedad Social, Peligrosidad Ciudadana, Desobediencia Civil, y un largo etcétera…), pero el apellido Político dejó de utilizarse para siempre.

En ese momento, supimos que otra posibilidad acababa de extinguirse. Había que volver, linterna y mapa en mano, a los túneles de la resistencia. Demasiados de nosotros seguíamos tras los barrotes de humo y agua, y un excelente túnel de fuga acababa de ser dinamitado.

————————————————————————————————————————————

* Este texto pertenece a la ficción literaria, no al periodismo. Forma parte de un volumen de cuentos independientes (la mayoría alejados de cualquier contexto cubano) titulado El Renegado, aunque este es el Capítulo 3 de una especie de macro-historia que los enlaza a todos al final. Un libro que no he concluído (pero casi), a medio camino entre la novela y el cuento.

Anuncios
 
33 comentarios

Publicado por en julio 27, 2011 en 01 Julio

 

33 Respuestas a “Instrucciones para una Fuga

  1. El Lapón Libre

    julio 27, 2011 at 3:49 am

    Hola estimado Pequeño hermano. Soy un escritor de textos -que no de libros- y quisiera (si me lo permites) dejarte una modesta opinión. He leído, tu escrito -entre novela y texto- y, aunque está muy bien escrito desde el punto de vista de la sintaxis, sin embargo, me parece que le falta pasión o elementos que impresionen al lector. Pues, según mi criterio personal, se acerca más a un animado informe sobre un hecho determinado que a un escrito-denuncia para llamar la atención. Te recomiendo el uso de asjetivos o frases más impactantes -sin caer en el melodramatismo- las cuales sensibilicen o impacten, desde el punto de vista sensorial, a quien te lee. Ojalá me haya hecho explicar con claridad. Y repito, no es una crítica, sino una sana observación a lo que sea -quizás- tu estilo personal. En ese caso, no habrá mucho que hacer.

    Con todo respeto y mucho cariño.

    El Lapón Libre.

     
    • El Pequeño Hermano

      julio 27, 2011 at 10:41 am

      Amigo mío, no puede ser impresionante algo que es apenas un segmento (Capítulo 3, lo digo debajo) de la historia completa. Yo, a diferencia tuya, no creo que lo impactante para un lector sean los adjetivos. O sea: yo puedo escribir que algo es “descomunal”, o es “monstruoso”, pero si lo que cuento no lo es, de nada sirve. Aunque obviamente comprendo lo que dices, y te agradezco mucho que me ofrezcas tu criterio. Un abrazo.

       
      • Maria Silvia

        julio 28, 2011 at 9:03 am

        Hola Ernesto, interesante proyecto tu proximo libro, nos avisas cuando lo concluyas. Comprendo lo que quiere decir el lapon libre, pero viendo tu respuesta recuerdo una frase que dijo Dulce Maria Loynaz, una mujer que admiro mucho, no solo por su poesia, sino por su personalidad aparentemente modesta y privada, pero que con el latigo de su poesia gritaba mas que cualquiera: ” El verbo es lo mas importante de una prosa, los adjetivos, solo los necesarios, muchos adjetivos es como hojarasca seca que se lleva el viento”

         
  2. Enrique

    julio 27, 2011 at 7:04 am

    Sobre el valor literario del texto no opinare, pero las intenciones aun no me quedan claras. No se si pretendendes criticar al sistema o directamente satirizar sobre los intereses anodinos de los disidentes y presos de conciencia. Quizas sean las dos cosas. En cualquier caso no me parece un texto feliz. Saludos.

     
    • El Pequeño Hermano

      julio 27, 2011 at 10:32 am

      Un texto literario no debe tener más “intención” que contar una historia. Al menos esa es mi visión del arte y la literatura. A diferencia del periodismo. Cuando yo tengo “intenciones” escribo un artículo.

       
  3. gabrieldelpino

    julio 27, 2011 at 8:33 am

    Había que hacer una prueba. Alguien debería de escribir “Abajo Yoani” en la Plaza de La Revolución.

     
  4. Chuchi

    julio 27, 2011 at 8:57 am

    Muy buenas tus ideas, ahora como bien dices, que funcionen es suerte.

     
  5. Un Cubano Mas.

    julio 27, 2011 at 11:07 am

    Saludos Ernesto, muy atipico tu post y con una gran dosis de frescura.Te cuento que corria 1994, yo tenia 17 Agostos, la situacion en Cuba era insoportable, entre apagones y carencias de todo tipo, no existia nada mas parecido al infierno que aquello.Un amigo y yo “preparamos” un sello rustico hecho de madera y le colocamos con clavitos chicos ‘Abajo Fidel’ en letras hechas con camara de bicicleta, recortadas con tijeras.En la floreria “el Tosca” ubicada en la calzada de 10 de octubre, conseguimos con una joven que trabajaba ,un pomo grande de tinta azul, la utilizada para las coronas de muertos en las funerarias, “imprimimos” con una paciencia demencial mas de 1000 “proclamas”.Con mucho cuidado y casi al amanecer con un papel de carbon cubrimos un paquete con la mitad y lo pusimos en el medio de la calle en calzada de luyano , casi esquina del hospital “Hijas de Galicia” con una piedrecita arriba chica para que hiciera algun peso, pero a la vez permitiera que cuando pasara algun auto, guagua etc.. volaran las hojas, asi en la medida que pasaran mas ,se regaban las “proclamas” ,el papel de carbon era para que en la penumbra de la noche mas el apagon nadie se fijara en el centro de la calle del paquetico aquel, maxime cuando apenas habia trafico por entonces y menos a esa hora.Esto tambien lo repetimos en la calzada de 10 de octubre, casi esquina Zapotes en el barrio de Santos Suares.Desde hacia dias ,previo al “maleconazo”, ya estaba la Ciudad en “candela”, con carteles, rotura de vidrieras etc…Cuando amanecio nos paramos mi amigo y yo en la parada del hospital a observar y vimos como unos pocos traseuntes se agachaban a recoger los “volantes”, unos lo guardaban , otros rapidamente lo “soltaban” cuando lo leian.En poco tiempo, quizas no habian pasado media hora se “lleno” el lugar aquel de patrullas y autos “ladas’ de todos colores, recogiendo uno por uno los volantes, que ya se extendian a todo lo largo de la calzada.Pero lo mas curioso de toda esta historia, es que se presentaron cuatro personas con una caja de carton cada uno, repleta de volantes, nos quedamos mas que sorprendidos con aquello que estabamos viendo, despues que regaron casi todas las cajas de estas “nuevas” proclamas, me dirigi y cogi una, eran recetas medicas vencidas recogidas de seguro en farmacias cercanas.Al principio no entendiamos nada, tampoco las pocas personas que alli estabamos, despues comprendimos que era una maniobra muy bien analizada para distraer y desviar la “atencion” no solo de los traseuntes si no tambien de futuros comentarios y atajar asi la “bola” que rapidamente se correria por el “barrio”.Esta misma “operacion” y al unisono la repitieron en la calzada de 10 de Octubre, es decir que no improvisaron, tenian calculado este tipo de “actividad” al detalle y con pasmosa precision.Mi amigo y yo jamas pensamos en obtener un “beneficio” con esta aventura, solo nos motivaba el profundo descontento y la terrible frustacion que nos enmarcaba, era una forma casi impuesta de “hacer algo”, al poco tiempo se desataron los sucesos del malecon, quizas esa fue la recompensa a nuestro humilde granito de “osadia”.Viaje a Europa en 1995 , despues en 1996 a Estados Unidos y en 1997 lo hizo mi amigo a Estados Unidos a travez de Canada, hoy estando los dos en miami, a cada rato rememoramos aquel acto “audaz?…perdona Ernesto lo extensivo del relato, mucha suerte con tu profesion para que continues deleitandonos con tus post, gracias.

     
    • Dianor Solein

      julio 29, 2011 at 1:42 pm

      A “Un cubano más”: Sin ánimos de ofender al dueño de este blog, ¡tu comentario es mucho más interesante que el mismo post!
      A Ernesto: excelente intento de escribir ficción. Yo, sin ser un experto, hallo que para llegar a ser un cuento, necesita más acción y algo más parecido a una idea guía, amén de otras cosas. Entiendo que posiblemente tu intención no fue escribir un cuento. Pero si la estructura de tu escrito no permite al lector enmarcar los párrafos fácilmente en algún género de ficción, entonces se queda confundido: ¿es acaso verdad esto? ¿Puede ser que exista un país donde la gente quiera pasar un año en la cárcel para escapar de la cárcel más grande? ¿Donde los ancianos que juegan dominó en la calle aceptan dinero para denunciar al que les paga con la policía? ¿Donde las leyes se tuercen para castigar a un disidente político cuando compra una bolsa de cemento en el mercado negro? Tú sabes que la respuesta a estas preguntas es “una parte”, “si, alguna gente”, “si existen, es la excepción”, “si”. Mi opinión: no vale la pena escribir ficción sin adrenalina, aunque se condimente con realidades, o desde la otra perspectiva, ensuciar verdades con “ficción”.
      Y mi consejo: publica ese libro, y llénalo de cubanos auténticos. Parafraseando a A.C. Doyle, la realidad siempre supera a la imaginación…

       
      • El Pequeño Hermano

        julio 29, 2011 at 2:53 pm

        Dos puntos, amigo Dianor:

        1. Uno de los logros que más disfruto de mi blog, es haber nucleado a lectores-comentaristas de un nivel de pensamiento altísimo. Eso explica por qué no solo no me ofende que usted encuentre el comentario de un lector más interesante que el mismo post, sino que me parece excelente que así sea. Además, no sería la primera vez en este blog, créame.

        2. Al final del escrito aclaré algo que le repito ahora: eso que usted leyó es una porción de esa historia. Por eso dice: “Capítulo 3”. Sin llegar a ser una novela, es un cuento mucho más largo, tiene en total 9 capítulos. (Por cierto, como acotación, lo que diferencia a un cuento de la novela no es la extensión: es que la novela tiene más de un núcleo, más de un conflicto, mientras que el cuento solo aborda uno). El protagonista de esta historia, que NO aparece él mismo en este fragmento, intercala conversaciones y “manuales de fuga” como el de este capítulo, mientras va protagonizando él lo que sugiere. Para “graficar” más la idea: es como si yo tomara el fragmento de El Perseguidor, de Cortázar, en que Johnny hace una improvisación de ensueño, que Cortázar narra como los dioses, y la colgara en este blog. No sería la historia de un cuento que ronda las 50 cuartillas, sería solo una porción.

        ¿Me explico?

         
    • Cecilia Rojas

      agosto 1, 2011 at 9:50 am

      Wow!! interesante relato, lo he disfrutado al maximo.

       
  6. Felix

    julio 27, 2011 at 11:33 am

    Me gustaria ver un corto (al estilo del Llano) con esta idea. Parecido al del tipo q pintaba las paredes con la bandera del 26 de julio, pero con un toque mas a lo Tomas Gutierrez Alea.

    Un tipo (Nicanor?) que quiere hacer un cartel subversivo pero que siempre le sale mal: se lo reescriben con consignas (como el borracho de tu historia), o cae un aguacero y se lo borra, o se cae la pared en q lo pinto, otro dia se le acaba la pintura… a lo mejor no es tan buena idea pero seria interesante explorar la parte logistica de los carteles, y al mismo tiempo reirnos de nuestras desgracias 🙂

    En cuanto a tu historia: excelente, me gusto literariamente y como concepto, alejarse de la isla real ayuda a poner las cosas en perpectiva.

     
  7. panchito

    julio 27, 2011 at 12:03 pm

    Un tipo escribe en una pared un cartel que dice: ”Fidel hijo de puta”. Llega la policia y lo arresta. El tipo protesta que por qué lo arrestan si hay muchos Fidel? El policia contesta: Si, pero hijo de puta hay uno solo jeje.

     
  8. eliseo

    julio 27, 2011 at 12:32 pm

    Esto es un problema de interpretacion pictorica.
    Que vemos en la imagen de la pintura en la pared, la esfigie de Camilo Cienfuegos de espaldas ( a la revolucion ( lo escribo con minuscula porque no vale un peo ) y con sus brazos en alto empuja la bandera hacia el cielo como pidiendole a Dios la libertad de la Patria, abajo , donde el esta, la blancura de la paz en forma de nubes, pero arriba de la bandera una pared de destruidos ladrillos que es la tal mal llamada revolucion con despreciable minuscula………nada , que quien no sepa interpretar la imagen no sabe nada de la necesidad de libertad de nuestro sufrido pueblo……….

     
  9. yanet

    julio 27, 2011 at 12:51 pm

    he disfrutado mucho este post, esta realidad nuestra que para muchos es fantasiosa y fantaseada, y que ficcionas tan bien. La anécdota de un cubano más es un ejemplo de que los límites entre realidad y fantasía son tan frágiles en la cotidianidad cubana. amigos aquí en venezuela cuando le cuento mis vivencias me confiesan que no lo pueden imaginar, para muchos quizás mis anécdotas son sólo mi intención de fantasear la realidad añadiéndole unas dosis de irrealidad, de ficción para hacerlo todo más terrible o difícil.
    delicioso texto el tuyo, mu gustó la sutilidad de todo, el humor, la ironía, el drama de lo cotidiano…todo suave deslizándose en cada palabra.
    ojalá pueda leer más. un abrazo y gracias.

     
  10. yanet

    julio 27, 2011 at 12:55 pm

    ah y olvidé!! me pareció excelente el parrafo final. esa imágen de linternas leyendo mapas en la oscuridad, la idea de frustración, complicidad y esperanza mantenida, me parece genial.

     
  11. Jesús

    julio 27, 2011 at 1:26 pm

    Ernesto, déjalo. La literatura no te ha llamado todavía. Espérala sin prisas con tus post periodísticos. Ah! es posible, incluso, que no te quiera, que piense en otro para mantener alto sus sustantivo…

     
  12. Barbaro Lorenzo

    julio 27, 2011 at 2:46 pm

    Ernesto: Para mi tu post es mas bien una suma de relatos sobre vivencias y/o experiencias tuyas y de otros, sasonados con la sal y pimienta con que lo cuentas! Me parece bueno. Es la incursion en otros generos literarios(Este comentario puede reflejar mi ignorancia de tus escritos, si es asi te ruego mis disculpas). Te prometo leerlos todos, en lo posible y darte mi opinion, incluso si te opusieras rotundamente! Es que estoy estudiando poesia y literatura tanto clasica como inglesa, pero todo en ingles para matar el burro en habla anglo! Saludos. Pdta: NO te dejes desanimar que a tus cortos anos ya eres muy bueno. A escribir se aprende escribiendo! Punto! Talento+oportudidad= exito!

     
    • El Pequeño Hermano

      julio 27, 2011 at 3:03 pm

      Hermano: todavía no conozco qué significa la palabra desánimo con respecto a la literatura. Yo escribo porque no podría dejar de hacerlo. Mis hobbies son el fútbol, el rock, y las películas de Tarantino. La escritura es mi esencia. Así que gracias miles por tus palabras.

       
  13. Hansel

    julio 27, 2011 at 3:28 pm

    Hola Ernesto,

    en mí tienes a un comprador si algún día te publican.Creo que los otros textos del volumen me pueden entusiasmar más,este no lo hizo.Pero en cuestión de gustos,…ya sabes.Creo que también tú mismo te has puesto la vara muy alta al ser un excelente periodista.Soy uno de los que cree que la puedes rebasar.
    Todavía recuerdo aquel post del éxamen físico para determinar si tenías cáncer.Ese,junto al artículo sobre la muerte de Zapata Tamayo,es,para mi gusto,lo mejor que has escrito.

    Saludos afectuosos

     
  14. Ray

    julio 27, 2011 at 8:33 pm

    Ernesto:

    A continuación te regalo otra idea que complementa la de los carteles, su autor es nada menos quien tú sabes, cuando se daba golpes de pecho de demócrata. Risa me dio cuando dice lo de imprimir una tesis política y repartirla en la universidad. Por algo textos como el que sigue son casi secreto en la actualidad.

    “La Democracia es derecho para unos y para otros, que se discutan todas las teorías, todas las prédicas que se escriban, que se discutan, porque el hombre es razón y no fuerza, el hombre es inteligencia y no imposición y no capricho, que se hable, que se discuta, que lo que nosotros estamos buscando en esa libertad donde todas las ideas se discutan, en que todos tengamos derecho a pensar, libertad para escribir, libertad para reunirse, para todos los actos lícitos y legales. Hay que darle al hombre más cosas, hay que darle libertad, pero hay que darle fundamentalmente, la amplia oportunidad de satisfacer sus necesidades. El hombre es verdaderamente demócrata… Y aunque sea en una esquina y donde lo oigan 20 personas si no lo pueden oír 100, ese hombre pueda expresar su pensamiento. Y si quieres sacar en mimeógrafo una tesis política que la imprima y la reparta en la Universidad sin que se lo lleven a la estación de policía. Es conveniente que nosotros pensemos que al hombre no solamente hay que darle libertad para que su individualidad se desarrolle debidamente y libremente, sino también darle la oportunidad de vivir, porque tiene que vivir bajo techo, vestir, comer y no solamente eso, divertirse y pasear…”

    Fidel Castro, Ante la Prensa, CMQ TV. La Habana, Abril 2, 1959

     
  15. Luis F Cainas Milanes

    julio 28, 2011 at 12:48 am

    Ernestico,

    FELICIDADES por tu blog y por tus ideas. Mi nombre es Luis Cainas Milanes, soy natural de Bayamo tambien igual que USTED, de la finca EL CHUNGO, y ya era hora de que apareciera alguien como USTED un joven que le cantara las cuarenta al exilio retrogrado de MIAMI sin miedo. Yo se que usted lo hizo en CUBA con los comunistas de alla, asi que me alegra que tampoco se alie con los RECALCITRANTES DEL EXILIO, que se creen que valen mucho porque defienden al TERRORISTA, siiii, TERRORISTA luis posada carriles. basta YA de engaños, ABAJO LOS CASTRO pero tambien ABAJO EL EMBARGO, que los cubanos de Miami puedan visitar a sus familias en Cuba. God bless you and God bless America.

     
    • Luis F Cainas Milanes

      julio 28, 2011 at 2:18 am

      Ah y se me olvidaba, no solo el TERRORISTA LUIS POSADA CARRILES, tambien el EDUARDO AROCENA, el ORLANDO BOSCH, de quien no digo mas porque esta muerto y ojala que bien muerto. Basta ya de INTRANSIGENCIA en este EXILIO, Basta ya de que le sigan dando argumentos a los asesinos CASTROS para seguir JODIENDO A NUESTRA GENTE. Voces nuevas como la de USTED y otros cubanos de estos tiempos, no la de aquellos que gritaron PAREDON PAREDON y hoy se hacen los mas PATRIOTAS EN EL RANCIO Exilio.
      SALUDOS A LOS LECTORES DE ESTE BLOG: LUIS CAINAS MILANES, BAYAMES DE PURA CEPA, DE LA FINCA EL CHUNGO.

       
  16. Luis F Cainas Milanes

    julio 28, 2011 at 2:31 am

    Yo he intentado VARIAS VESES ir a mi CUBA, a ver el lugar donde NACI, MI POBRE FINQUITA, pero los COMUNISTAS de alla no me han dejado. No me habria importado nisiquiera que los CASTRO hubieran cogido una tajada de mi dinero si con ello me dejaban entrar a mi pais. Barbaros que son, que me van a dejar morir sin ver otra ves el lugar DONDE NACI. Por eso digo que igual que los Castro deberian MORIRSE todos los que no dejan viajar libres a los CUBANOMS EN ste pais EEUU. GOD BLESS AMERICA.

     
  17. Nestor F.

    julio 28, 2011 at 4:39 am

    He disfrutado de la historia. Me ha hecho sonreír. Tiene esa dosis de ironía que Ernesto intercala en la historia como al descuido, y el “truco” le queda muy bien. Tiene además esa nota de frescura, de cuento contado no en las aulas de una conferencia universitaria sino en la cotidianidad de la calle, del barrio, de la mesa de dominó. Y tiene su mensaje, venenoso, pero inculcado sutilmente. Pero sobre todo tiene estilo, tiene el sello de Ernesto, ese que conocemos quienes hemos leído sus artículos periodísticos, pues aunque el aclare que es ficción literaria, al menos para mi entender le sale ese estilo de crónica, que ha sido un arma también utilizada en el periodismo moderno (García Márquez lo utilizó mucho en su época de reportero).

    En los 90 escuché en Cuba una leyenda urbana que está relacionada con la historia. Y es la del tipo que en cierto pueblo provinciano, y en medio de la crudeza del ¨Periodo Especial¨, plasmó en una pared la frase: “Abajo Quien Tu Sabes”. Dice la leyenda que los fiscales querían castigarlo severamente por aquello, hasta que alguien llamó a la cordura y solo le pusieron una multa por maltrato a la propiedad pública.

     
  18. Diana

    julio 28, 2011 at 8:22 am

    Si ese es Caiñas, yo soy Caperucita Roja.

     
  19. Barbaro Lorenzo

    julio 28, 2011 at 8:13 pm

    “El acomodamiento, el hedonismo y la imbecilidad (agravadas con el alcoholismo y el robo), son las causas que frustran el exito de los gobernantes en su objetivo, ese que debe constituir la razon misma de serlos: brindar bienestar, libertad y felicidad a su pueblo”. Palabras de Federico el Grande Rey de Prussia (1762).
    Para mi un retrato hablado de lo que son los politicos de hoy: justo lo que no deberian!

    Y dijo mas: ” Cuando un gobernante divide y discrimina un sector del pueblo”… ” comienza la persecusion y millones de personas utiles van a dejar al pais empobrecido, mientras enriquecen las naciones vecinas con su inteligencia y sus industrias”.
    Cualquiera puede ver como aquel gran politico describio los estragos de gobernar como un enemigo de tu propio pueblo. Mas claro ni el agua, si miramos los casos a nuestro alcance! Que bueno si los politicos de hoy comenzaran a actuar como seres cuyos actos no nos indujeran a decir: que imbecilidad, y lo peor, con que frecuencia! De tomar balcones!! Puro teatro BUFFO!!!!!

     
  20. Julian Cedeno

    julio 30, 2011 at 9:16 am

    No sabia de esta historia que cuentas en este post, pero no me asombra mucho enterarme.

    Si innumerables CIMARRONES cubanos despues de 1959 han preferido morir en su intento de fugarse para poder vivir en LIBERTAD, para poder vivir honradamente de su trabajo creador, para poder expresar libremente lo que piensan y sienten, honestamente no veo mucho merito en esta estrategia criolla de escribir carteles en contra de la dictadura fidelocomunista para poder escapar.

    Anyway, gracias por contarla.

    Un abrazo,

     
  21. Josepcalvet-Manuel Zayas

    julio 31, 2011 at 7:37 am

    Se producen en la blogosfera cubana un buen número de debates que normalmente pasan inadvertidos.
    Uno de ellos me llamó la atención, dado que muestra distintas formas de ver la realidad cubana por personas que están en el exterior. De ese debate, ha salido un breve artículo: éste

    http://josepcalvet.wordpress.com/2011/07/31/debate-en-la-joven-cuba/

     
  22. Mr. Sunshine

    julio 31, 2011 at 12:49 pm

    LFCM :

    Yoani:
    Me disculpo de antemano con mis nietos: el miedo nos vencio! El oportunismo se trago a muchos! El silencio anulo a otros tantos! 12 minutes ago · reply · retweet · favorite

    yoanisanchez #cuba #GY Se imaginan las criticas corrosivas que nos haran esos pequenines del futuro “Abuela, como fue que ustedes aguantaron tanto?” 13 minutes ago · reply · retweet · favorite

    yoanisanchez #cuba #GY Pienso mucho en mis nietos, que aun no han nacido claro esta a como ellos no le van a perdonar a mi generacion la pasividad 14 minutes ago · reply · retweet · favorite

    yoanisanchez #cuba #GY A este ritmo, mis nietos podran leer un periodico independiente en el 2050 y afiliarse ya jubilados a otro partido diferente a PCC 16 minutes ago · reply · retweet · favorite

    —————————————————————————————————–

    Y ENTOONNCEESSSS ??, compatriotas, damas y caballeros, miren, lo manifiesta Yoani, la conciencia NO PERDONA, hablando esta por su misma situacion, experiencia, no hay nada mejor para la salud, que el NO CARGAR exceso de equipaje mental, bien ligerita ha de sentirse hoy, mas sabe el diablo por viejo, que por diablo.

     
  23. Luz Clarita/Marcielle

    julio 31, 2011 at 5:11 pm

    Hola ,Pequenno hermano, una afectuosso saludo para Todos:
    Me encuentro por estos “lares” de nuestra querida ciudad de Miami.
    Solamente unos minutos para desearte lo “mejor” y que sigas escribiendo…GOD BLESS YOU!.

     
  24. Jesús

    agosto 1, 2011 at 12:19 pm

    Se confunde mucho el instrumento con su finalidad. Eso pasa entre la escritura y la literatura. Tampoco toda construcción es arquitectura.
    El limbo de ésas bellas artes si de algo carece es de un recorrido a base de voluntad… afortunadamente!

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: