RSS

Estatua de Sal

11 Jul

Fiel a mi espíritu iconoclasta, anti-tradicionalista, pasé deliberadamente por alto una fecha: el primer año de este blog. Aconteció el sábado último. El 9 de Julio del 2010 inauguró este espacio un Prólogo al Pequeño Hermano que tenía más de avalancha que de prólogo: era el primer puñado de nieve que echaba a rodar, convencido de que en su trayecto engordaría, aumentaría de volumen y alcance sin que yo pudiera conocer sus límites o consecuencias.

Yo, que desespero a mis seres queridos ante tanta apatía por los formalismos, con mi desinterés por todo lo que huela a tradición, a fecha de marcar, no podía tampoco celebrar de manera especial que El Pequeño Hermano contabilizara ya un año de existencia. No me gusta celebrar el pasado: se me antoja el destino de quienes volteaban la cabeza para ver qué sucedía con Sodoma y Gomorra a sus espaldas. 

Sin embargo, tuve además una razón para mirar hacia otro lado cuando este 9 de Julio recordé que un año atrás colgué el primer post: jamás habría querido que este blog naciera.

Este blog no nació por espontaneidad: nació por necesidad. Este blog no fue el hobbie elegido por quien no ama la filatelia ni colecciona billetes antiguos. Este blog fue el grito desesperado de alguien a quien la garganta le estallaba si no encontraba una válvula salvadora. Fue, eso sí, el catalizador de una adrenalina intelectual que terminaría por desestabilizarme, por afectarme, por volverse en mi contra, si no encontraba espacios donde estar, espacios donde ser.

Y así empecé a escribir El Pequeño Hermano. Una denominación que pensé para la página, como concepto, no para referirme a mí, pero que según la usanza de cualquier creación tomó el camino no previsto: para decenas de personas, conocidas y desconocidas, colegas de trabajo, amigos distantes, perdí mi Ernesto Morales, y fui rebautizado como El Pequeño Hermano.

Quizás lo que más recuerdo de aquellos primeros días en que supe que “algo” me acababa de nacer en Internet, fue la desaforada manera con que me tomé el empeño: como un frenético, como un desvelado que no siente las teclas bajo los dedos, y que necesita publicar algo nuevo cada dos días en su intento por vencer el hastío de veinticinco años de edad, y demasiada frustración acumulada. Vencer, además, la imposibilidad de encontrar donde colgar mis escritos, en un país que de repente se me antojaba hostil.

Cuando perdí el trabajo por indisciplinado de la prensa nacional, no solo perdí un vacuo sustento de 12 dólares al mes: empecé a perder, además, el espectro artístico-intelectual al que pertenecía desde mis prematuros 18 años de edad.

En lo adelante, invitar a Ernesto Morales a lecturas de narrativa, de cuentos atemporales, pura ficción; invitar a un aprendiz de escritor y periodista defenestrado a que leyera sus textos en público -¡aun cuando hubieran recibido algún premio a destacar!- se volvió una empresa peligrosa para mis amigos del gremio, que debieron pelear como leones fieles a la amistad para no expulsarme de sus círculos.

Los ubicuos agentitos dela Seguridad, diligentes, no cesaban de pedir explicaciones, provocar análisis, cada vez que mi nombre aparecía en alguna tertulia local.

El extremo: “Peregrino sin Dios”, mi volumen de cuentos ganador de un certamen nacional cuyo premio incluía la publicación del libro, fue suspicazmente retirado del plan editorial una vez que mi condición de “desafecto” llegó de la mano de otra Letra Escarlata: me iba del país.

El resto, el otro resto, los lectores más antiguos de este blog lo saben: intimidaciones, chantajes, propuestas indecorosas de silencio a cambio de mi VISA, asombrosos montajes fotográficos para conformarme una imagen de proxeneta y corruptor sexual.

Después el exilio, el tremebundo exilio que es siempre un ejercicio de humildad: un exilio que te baja los humos, que desconoce tu academia y te obliga a empezar de cero. Con forzosa y dura humildad.

Y en tanto, este blog. Un artículo cada tres, cada cuatro, o cada siete días. Un regreso a teclear que es como la consagración de una libertad íntima, intocable: mis publicaciones acá cargan con el halo pecaminoso de lo irreverente, lo que no admite censores o límites. El Pequeño Hermano perdiendo adeptos, ganando otros, sosteniendo un puñado de lectores fieles que con sus esperanzas de encontrar siempre algo nuevo, dan cuerpo a los casi dos mil impactos diarios que alcanza este blog.

El día que lo mande todo a volar, y me dedique solo a hacer lo que en verdad quiero con mis años: vivir, y escribir literatura –un pelín de periodismo no estaría mal, pero solo eso, un pelín- este blog me acechará y seguirá prendido de mí. Incluso cuando me haya librado de mi piel de periodista, que se sabe temporal, y cuando mi escritor irremediable encuentre al mecenas moderno dispuesto a poner su fortuna en mi carrera: “dedícate sólo a escribir, no te preocupes de nada más”. (Ahora, mi sonrisa de sarcástica ingenuidad).

El día que lo mande todo a volar, no podré hacerlo con este blog. Tengo la extraña certeza de que soy demasiado él, que él es demasiado yo. El Pequeño Hermano, al igual que el Wiliam Wilson del cuento de Poe, no solo me ha barrido el nombre y ha suplantado mi identidad: creo que se ha convertido peligrosamente en mi esencia y filosofía vital, alterándolo todo en torno mío.

Al extremo de obligarme, en este instante, a mirar hacia atrás, a mirar su primer año de vida, cuando siempre he sabido que no debo hacerlo. No me sorprenderé si ahora mismo me inmovilizo en una estatua de sal. 

Anuncios
 
22 comentarios

Publicado por en julio 11, 2011 en 01 Julio, 2011

 

22 Respuestas a “Estatua de Sal

  1. despertar

    julio 11, 2011 at 2:29 am

    Felicidades, y mis respetos Pequeno Hermano, sabes, a pesar de conocerte desde hace mucho tiempo y sabiendote periodista y escritor, no he tenido la oportunidad de leer algo tuyo diferente al blog, que me encanta por cierto; pero te confieso algo, despues de disfrutar de esta publicacion quedo super convencida que el dia que lea algun libro u obra tuyos voy a quedar prendada para siempre, se que una vez que comience no voy a poder parar hasta la ultima frase, y creeme eso no me sucede a menudo……un beso grande y por favor no te detengas.

     
  2. Nestor F.

    julio 11, 2011 at 3:25 am

    Y yo puedo decir que este blog se parece demasiado a mí. La verdad es que me he identificado mucho con Ernesto y Pequeño Hermano. Desde que leí aquel artículo de Ernesto sobre Orlando Zapata y desde casi sus inicios empecé a participar en este blog la impresión que he tenido es como si Ernesto conociera mis pensamientos y los publicara aqui. Así de simple.

    No me queda menos que hacer que darte las gracias Ernesto, por tu sinceridad y tu valentía, en estos tiempos cuando a veces ser sincero pudiera ser un ejercicio temerario. Y así como un día espero darte un gran abrazo, esa vez no virtual, así mismo sé que un día, que ansío no sea lejano, nos alumbres la vida con tus obras literarias.

     
  3. Gabriel

    julio 11, 2011 at 4:10 am

    El texto es muy bueno, pero demasiado largo para un blog.

     
  4. Hansel

    julio 11, 2011 at 4:32 am

    Felicidades por el primer cumpleannos de tu blog,es posible percibir que lo sientes como a un hijo.Bello texto lo acompanna!

    Saludos

     
  5. Faro

    julio 11, 2011 at 8:20 am

    Muy linda cronica…Ernesto, a veces me da la impresion que te conozco…Muchacho…vive solo para escribir…Te deseo muchos exitos. Y a “Pequeno hermano”…Feliz Cumpleanos!! Saludos, Faro

     
  6. Mercedes Eleine Gonzalez

    julio 11, 2011 at 10:26 am

    Qué suerte has tenido, muchacho, te estás metiendo por el ojo de la aguja con tu verbo santiaguero.

     
    • El Pequeño Hermano

      julio 11, 2011 at 10:35 am

      Jajajajajaja… ¿Cómo verbo santiaguero, Mercedes? No soy de Santiago de Cuba, aunque estudié allí, y no tengo el acento santiaguero aunque sea de Oriente. ¿Le sale a lo que escribo algún acento de la tierra caliente? ¿ ?

       
  7. SONIA

    julio 11, 2011 at 10:26 am

    ¿Cómo no entenderte? Tengo 23 años, me acabo de graduar de publicista, no consigo plazas de trabajo por lo divisionista de las políticas actuales, en Venezuela. Las empresas privadas no se fían de los graduados en universidades públicas, ya que tales universidades pertenecen a la administración del gobierno, y las plazas de trabajo dentro de organismos del Estado no te darán nunca un puesto, a menos que tengas un carnet del PSUV, por esto digo que te entiendo al no encontrar un lugar “donde ser” no hablo de la falta de trabajo, solo por el dinero que no puedo devengar, el cual es necesario, sino de mi parte creativa, después de graduarme con honores y haber pasado con altas calificaciones mi tesis y pasantías, estoy en un limbo laboral. El otro punto en el que me identifico contigo, aunque fui la mayor nota acumulativa y la tesis con honores, muchos graduandos con menos preparación ya tienen trabajos, en alcaldías y gobernaciones así como las consabidas franelas rojas, y sus respectivos carnet del PSUV en este momento yo soy algo así como la peste negra, para mis amigos y compañeros. A lo que no estoy dispuesta (Mientras pueda) es a emigrar, amo mi tierra y si alguna vez emigro sería para hacer especializaciones, me gustó encontrar este blog. Feliz cumpleaños.

     
  8. teresita

    julio 11, 2011 at 10:35 am

    Te deseo muchos exitos tanto en lo profesional como en lo personal, siento como muchos que leen tu blog que te conozco y aunque te parezca un poco descabellada la idea te llevo en mis oraciones, que el Senor te bendiga y te conceda conocerlo. Felicidades! Teresita

     
  9. Maria Silvia

    julio 11, 2011 at 11:26 am

    Felicidades Pequeno Hermano, en eso literalmente se ha convertido tu blog para mi en un pequeno hermano sabio, que sabe identificar la mayoria de las veces mis deseos y agonias referente a nuestra Cuba. Claro que el Pequeno Hermano nacio para enfrentarse al Gran Hermano que todo lo ve, que todo lo oye y todo lo juzga, y de pronto ese Gran Hermano cae en el ridiculo ante la logica del Pequeno Hermano. Por eso te deseo ademas de toda la buena suerte que mereces, lo principal , que el Pequeno Hermano mantenga la esencia por la cual surgio, la frescura, la catarsis personal y sobre todo el respeto a todos tus seguidores. Carinos,

     
  10. Rey David

    julio 11, 2011 at 11:56 am

    Es muy fácil identificarse con Ernesto, por eso a todos nos pasa algo parecido, es que simplemente tratar de estar lo más al centro posible y ser justos con lo que pensamos sin dejarnos arrastrar por los extremos que de un lado y del otro tratan de imponer su verdad es muchas veces difícil, y Ernesto representa el sentir de la mayoría que coincidentemente somos los que menos gritamos, desgraciadamente las ideas extremistas son los que más se oyen porque son las que mas “venden”. Saludo amigo, felicidades por el aniversario del blog…Ah y no sufras tanto por el bajo rendimiento de Messi, Ja, Ja, Ja.

     
  11. Danilo

    julio 11, 2011 at 1:06 pm

    Felicidades y mas éxitos! Tienes mucho talento como escritor y comunicador.
    Saludos

     
  12. Gerardo el de Berlin

    julio 12, 2011 at 8:36 am

    Grande, Ernesto !!! (como dicen los argentinos 🙂

    Muchas felicidades por tu Blog el que llenó desde su inicio (para muchos) aquel hueco que faltaba en la blogosfera y que ahora tiene un compromiso con todos sus lectores. No hay patrás. Se te aceptan vacaciones de no más de media semana y un BB-cue trimestral en un weekend.

    Esperamos que dure el tiempo equivalente a “mientras puedas escribir” y que nos acompañe por supuesto durante el cambio democrático en Cuba que ya está por venir.

    Ya estoy casi leyendo tus reportages sobre la inesperada convocatoria a elecciones libres del compañero Raúl Castro, sobre su entrega del poder, no a su hijo, sino a las nuevas generaciones, sin Generales de Ministros, sin familiares dirigentes, sin dinastías dictatoriales. Que queremos ser Cuba y no Nepal. Este Blog será testigo de ese cambio, sea cual sea la forma que el destino nos regale, estoy casi seguro.

    Saludos de tu socio de la zona rosa 🙂

     
  13. Lori

    julio 12, 2011 at 11:40 am

    Decirte Ernesto querido, que te deseo felicidad con el éxito del Pequeño Hermano, el cual recibimos cada siete o diez días como tu bien dices y el cual apuramos como bálsamo para aliviar tiempo y distancia.

    Tu dicción correcta, perfecta, te he escuchado. Entre la mezcla del English chapurriado y el español que se escurre, tu sonido hace diferencia. Nada que ver con el acento cantarín del este de la isla.

    “Después el exilio, el tremebundo exilio que es siempre un ejercicio de humildad: un exilio que te baja los humos, que desconoce tu academia y te obliga a empezar de cero. Con forzosa y dura humildad.” Has descrito esta verdad con la precisión que sólo los que la vivimos conocemos bien y desgarra. Pero que a fin de es el reto para los que sueñan en grande.

    Siempre espero en tí y un día diré, llegó, ahí está el cubano.

     
  14. Michael Cervantes

    julio 12, 2011 at 12:19 pm

    Solo saludarte y darte las gracias por todos esos buenos artículos que nos has permitido leer en este foro. Fuerte abrazo y mucho “ache.”

     
  15. jorgealejandro1

    julio 12, 2011 at 5:43 pm

    Muchas felicidades y un gran abrazo. Este blog, y quien lo creó, merecen sobradamente una felicitación por honestos y porque nos hacen reflexionar con profundidad en lo que pasa a nuestro alrededor y en las actitudes con que lo asumimos. Más de un criterio errado que tenía, fue rectificado a partir de la lectura de este blog.

    Gracias, Ernesto, Y ¡ Adelante !

     
  16. jose prado

    julio 12, 2011 at 10:38 pm

    muchas felicidades ernestico en tu blog
    se te quiere

    jose prado

     
  17. Odalis

    julio 13, 2011 at 12:44 pm

    Hey me encantaria leer algun libro tuyo, aun espero el libro sobre las personalidades cubanas que mencionaste cuando aun estabas en Cuba, las oportunidades te van a sobrar creeme, ya eres una personalidad y aun no cumples un año en el exilio; solo paciencia. Sobre este blog, no creo que te sea muy facil dejarlo, ni para nosotros, tus fieles lectores que lo esperamos con ansias cada semana nos seria facil que desaparesca, creo que ya tienes un compromiso con tu publico, como dijeron antes, ya no hay marcha atras. Suerte con tu vida pesonal y profesional, saludos

     
  18. Paloma

    julio 13, 2011 at 8:46 pm

    Vi tu post del cumpleaños de Pequeño Hermano nada mas abrir los ojos el día 8. Ahora, con la modernidad del BB, el mensaje me llega al teléfono y como también lo uso a modo de despertador, al ir a apagar la alarma vi el post y e inmediatamente lo leí de un tirón, sin siquiera lavarme los dientes, que es la primera acción del sacrosanto ritual del día, según las sagradas escrituras de mi abuelo, jajajja. Sin embargo no había tenido tiempo para escribir con un poco de calma, y quería felicitarte bien, o FELICITARTE, porque tu blog me llena de orgullo, desde el primer momento me encantó que alguien tan joven, tan de provincias, escribiera con tanto valor y lo hiciera tan bien. Cuando después emigraste y tu escritura sobrevivió al cambio de escenario manteniendo el blog fiel a tus pensamientos y manteniendo tus pensamientos fieles a lo que eres y crees, te admiré mucho más. Comparto contigo la condición de oriental, la misma universidad y muchos puntos de vista comunes y a pesar de que nos separan más de 20 años, como dijo Nestor F antes que yo, muchas veces encuentro un post que pude haber escrito yo. Eso que me dice que has dedicado mucho tiempo a pensar y reflexionar sobre las cosas a tu alrededor, que tienes la madurez para entender y valorar lo que muchos otros a tu edad ni siquiera descubren, el valor para querer cambiar las cosas que no consideras correctas, decirlas claras y defender tus posiciones y encima de todo, tienes el talento para contarlo bien. No sé si llegarás a ser un gran escritor, espero que sí, pero solo el tiempo lo dirá, lo que sí sé que eres el tipo de persona que hará bien lo que llegue a ser y vivirá feliz y orgulloso de ello, ojalá sea librarte de la piel de periodista si es lo que deseas, pero lo dudo, te apasiona demasiado la inmediatez de la palabra y la polémica para poder encerrarte en la distante lejanía de la literatura. Así que ahora voy a lo que vine: FELICIDADES al Pequeño Hermano y gracias a Ernesto Morales por brindarnos este espacio para polemizar, por mantenerlo abierto, plural y equilibrado, que siga siéndolo por mucho tiempo más. Como dijo Gerardo, lo necesitamos.

     
  19. anamaria

    julio 14, 2011 at 1:05 am

    Hola Ernesto!

    Felicidades y si, estoy de acuerdo, manda todo lo que tu quieras a volar, pero este blog no, por favor

     
  20. paco

    julio 16, 2011 at 11:34 am

    Ernesto Felicidades por el cumpleanos de tu blog. Usted ha sido ejemplo de la actual generacion de cubanos que no se han plegado al novelon picaresco cubano. Desde el momento que usted se atrevio a entrevistar a Yoani yo sabia que era un futuro defensor del derecho a la libertad del cubano, algo parecido me sucedio con el famoso Eliecer Avila de la UCI, parece que opto por otro sendero , pero esos son los jovenes cubanos que necesitamos para llevar a nuestra patria por el sendero de la libertad y la democracia.

     
  21. Hermes

    octubre 18, 2011 at 6:29 pm

    Demasiada perífrasis tonteril para evadir la verdadera realidad de el tema acuciante que embarga a toda la comunidad de dignos cubanos que sufren un exilio: El asesinato a Laura Pollan por las hordas castrofascistas.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: