RSS

Las Venas Abiertas de una Ciudad

28 Ago

Hoy, cuando debería publicar la última parte de mis textos sobre el periodismo cubano, una imposibilidad emocional me corta la intención. Porque hablar en este instante de otra cosa que no sea el paisaje lamentable que advierto en la ciudad del Himno, la atmósfera contaminada de dolor que cae hoy sobre este Bayamo de verano encendido, es traicionar la esencia cronista de mi blog.

La pequeña ciudad que habito está cubierta de gris. Un gris de hierro, de violencia. Es una ciudad atemorizada y expectante, cuyos nervios desde hace mucho no han conocido la paz.

Todo empezó con una muerte.

Como siempre, una muerte imposible de aceptar. Esta, menos que ninguna: la muerte de una niña de 13 años de edad.

Su cuerpecito fue encontrado entre arbustos, lacerado por los días, los insectos y la descomposición, un par de meses atrás. Una pequeña prostituta que murió en una habitación rentada, víctima de la sobredosis de droga que un turista italiano le hizo consumir.

Su historia sacudió a todos los seres de bien en esta ciudad. Nos dolió, nos duele, a quienes por sobre todo tenemos al humanismo como premisa de vida y comportamiento. Su destino (transportada en un auto, a medianoche, abandonada por el turista y cómplices cubanos a merced de perros carroñeros y buitres en ciertos parajes desolados) nos llenó de espanto al conocer, sobre todo, su corta edad.

En el momento de ser descubierta y fotografiada por el equipo policial, llevaba aún la falda amarilla del uniforme de secundaria.

A las autoridades les costó algunas semanas encontrar a los culpables. Las detenciones se sucedieron, una tras otra, sin final. Demasiados nombres bien conocidos estaban implicados de una u otra forma en el homicidio. Quienes hayan vivido en poblados de provincia, tienen idea de cuán explosivo puede resultar semejante caso en un entorno donde, de tan pequeño, todos terminan por conocerse.

A los culpables, les pusieron tras las rejas. A los responsables directos, a los indirectos, a sospechosos y a presuntos conocedores. Los frenazos de gomas, el chirriar de patrullas policiales se repetían en distintos puntos de la ciudad, a cualquier hora y frente a cualquier hogar.

Después, sobrevino la mortal inseguridad. Hasta hoy.

Porque todavía en este segundo en que escribo con sincero malestar, no han cesado las detenciones, los operativos, el despliegue de uniformados que a todas luces pretenden extender la justicia hasta planos que ya no sé si debemos apoyar. Me refiero a un escarmiento social.

Sucede que una triste realidad ha emergido desde las profundidades del caso. Una realidad donde varias menores de edad han vendido sus cuerpos impúberes a turistas depravados que lo menos que pueden inspirar, es desprecio y asco. Un panorama donde ya es comprobada la implicación de algunos familiares, madres incluso, que sabiendo la jugosa mercancía que eran las cinturas de sus niñas, les planchaban las ropas y se las entregaban recién bañadas al mejor postor.

Pero hay más lodo en este mar.

Porque ahora resulta que demasiadas detenciones nos hacen sospechar un ensañamiento social, un río revuelto que en este punto no pretende castigar a los culpables de tan horrendos delitos, sino que nos lleva a pensar en estrategias de otra índole y otra maldad.

Una estrategia que aprovecha la coyuntura, la opinión pública favorable, para barrer sin clemencia a los pocos adinerados de una ciudad pobre por definición, que muy poco o nada habían tenido que ver con hechos de esta naturaleza criminal. Se trata, evidentemente, de acabar con la prosperidad económica de unos pocos cuyas culpas no podemos definir si son ciertas, o si fueron fabricadas.

Hablo de dueños de Casas de Renta.

La niña murió en una de estas céntricas y cómodas casas, que los turistas escogen muchas veces por sobre los hoteles del Estado. La implicación del casero que permitió el alojamiento de un italiano con una cubana menor de edad, quienes solo somos espectadores (por fortuna) no podemos conocerla aún.

Pero tampoco sabemos cuáles argumentos justifican que durante varios días, a las cinco de la mañana se hayan detenido a otros cuatro dueños de Casas de Renta en operativos que paralizaban a la ciudad, estupefacta y atemorizada.

Los apresados, en esta ocasión, eran hombres y mujeres (incluso de avanzada edad, y con enfermedades severas) que salvo puntuales excepciones, hasta ese segundo habían mantenido un status social inmaculado.

Yo no puedo juzgar a profundidad. Yo solo me sumerjo en la realidad que nos envuelve, y de la cual ya es imposible escapar. Pero lo que tuvo lugar en la mañana del martes último, en esta ciudad de historia y festividad, no quiero aceptarlo como destino para nadie más. No creo que pueda ser saludable para un entorno social que ya extraña el oxígeno de la paz.

Antes de clarear el día los camiones y rastras se detuvieron, al unísono, frente a cinco de estos hostales particulares. Cientos de uniformados cortaron el tránsito de las calles, las avenidas, los parques aledaños. Los vecinos de estas zonas amanecieron en medio de ruidos desconcertantes que no alcanzaban a comprender de dónde provenían.

Aún al mediodía los encargados de la tarea montaban objetos sobre las rastras. Lo decomisaron todo.

Camas imperiales y refrigeradores. Sillas plásticas y de madera. Espejos de cuerpo entero, mesas de comedor, imitaciones de pinturas con marcos trabajados. Un jeep deportivo que engancharon a la parte trasera de una rastra. Antigüedades conservadas como reliquias ancestrales, modernos aires acondicionados. Cientos, miles de pertenencias que vaciaban el interior de las casas hasta dejarlas con un silencio de vértigo.

Cinco familias acababan de perder el patrimonio que tras décadas de herencias y compras, de sacrificios y privaciones, de negocios lícitos e ilícitos, habían conseguido atesorar para los suyos. Y lo más pasmoso: sin siquiera haber tenido un juicio aún.

Yo no sé el alcance verdadero de sus responsabilidades, y me niego a emitir juicios demasiado categóricos que a la postre puedan resultar infundados. Pero me atrevo a desempolvar a una Revolución Francesa donde el Incorruptible Maximilien Robespierre instauró su régimen del terror con pretextos de supuesta equidad y justicia social.

Me atrevo a desempolvar las palabras de otro francés, el tristemente célebre Joseph Fouché, cuando afirmaba con placer en sus cartas de informe: Aquí da rubor ser rico, palabras que el biógrafo Stefan Zweig desmentía diciendo que, en verdad, debieron aseverar: Aquí da pavor ser rico, por las acciones de sangre que sufría todo aquel que se presumiera más acaudalado que los demás.

¿Cuáles serán las consecuencias sociales de esta cruzada contra delitos que, para cerebros no ingenuos, cruzan las fronteras de lo penalizable y se confunden con estrategias oportunistas, de índole estatal? Eso no lo puedo saber, no lo puede conocer nadie a mi alrededor.

Esta vez confieso que el entramado a analizar supera mi intelecto, y me declaro un espectador más sin el criterio solidificado.

Pero en cambio, no puedo dejar de alzar mi voz, que es también la de toda una ciudad: un grito que es una bandera blanca para las autoridades de esta localidad.

No puedo dejar de decir que bajo esta inestabilidad social, en este ambiente pervertido de miedo, de excitación, de no saber si será el instante de huir por un delito no cometido, pero que puede surgir de repente; bajo este clima de película surrealista donde todo es posible, los bayameses honestos no queremos vivir más.

Permítanme repetir que todo es posible. Sí. Es posible, por ejemplo, que se extiendan de computadora en computadora, de flash memory a DVD, las imágenes horrendas del cadáver encontrado con su faldita de uniforme escolar, y más horror aún: el video con su necropsia. Ambos se filtraron desde las manos de los propios encargados de la investigación, hasta la población general.

Demasiadas veces he debido rechazar, con indignación, la propuesta de alguien que me ofrece estas evidencias para saciar una supuesta curiosidad. El morbo es una de las desviaciones humanas que más he aprendido a detestar.

Yo sé que semejante clima es imposible de sostener. Yo sé que la dialéctica diluirá en algún momento esta pesadilla que, por desgracia, muchos padecerán demasiado tiempo más. Lo mismo culpables que inocentes. Lo mismo los delincuentes cuyos castigos jamás serán suficientes para hacerles pagar por este acto, que los atrapados injustamente en esta red de oportunismo judicial.

Pero desde mi humilde posición de escritor que no ha dejado de impresionarse con el peligro, y con los desafueros de quienes aplican a su antojo la ley, doy votos porque este Bayamo bien amado despierte de la pesadilla social en la que desde hace varios meses permanece sumido.

Anuncios
 
14 comentarios

Publicado por en agosto 28, 2010 en 02 Agosto

 

14 Respuestas a “Las Venas Abiertas de una Ciudad

  1. Jose Carlos

    agosto 28, 2010 at 5:19 am

    Ernesto, escribes muy bien, es una pena que la mayoria de los bayameses y cubanos de allí no tengan oportunidad de leerte. Ojalá pronto Cuba pueda contar con un periodismo como el que tú haces, mesurado, calibrado y al mismo tiempo yendo al fondo de las cuestiones. Estas historias de “chivos expiatorios” y de “justos por pecadores” cuando ocurren hechos tan desagradables como el que cuentas, no son nuevas. Todos los cubanos conocemos bien estas cacerías de brujas que, pretendiendo hacer justicia, arrasan con todo lo que al poder le interesa destruir. Hace un tiempo sigo tu blog y hoy me decidí a comentar el post. Al igual que otros te animo a que continúes escribiendo todos los días, porque en tus palabras se nota al vuelo la honestidad y el compromiso social que tanto necesita Cuba. Un abrazo desde España.

     
  2. Ana C. Fuentes

    agosto 28, 2010 at 6:24 am

    Por lo que he leído hasta ahora, muy bueno tu blog, Ernesto. Una voz desde Cuba que hacía mucha falta, sobre todo en lugares del ‘interior’ de la isla donde pasan tantas cosas que no llegan a la opinión pública. Te leo y te recomiendo.
    Es tremendo lo que cuentas en este post. El hecho en sí de la prostitución de menores y de la implicación de las propias familias en ello, pero también es terrible esa impunidad con la que se maneja en Cuba la justicia. Apresan, incomunican, decomisan… todo ello antes del juicio. La presunción de inocencia no existe.

     
  3. gerardoeldeberlin

    agosto 30, 2010 at 10:18 am

    Con una orden de registro firmada por un fizcal lo mas que se puede hacer “legalmente” es decomizar una computadora o algún papel o arma que sirva de prueba o esté ligado a un delito con la acusación correspondiente.

    Difícilmente un juego de comedor de estilo o un escaparate estén ligados o son pruebas evidentes de acusaciones. Esto se parece al arremeter de la GESTAPO en los barrios judíos.

    La GESTAPO era la policía política nazi subordinada al Ministerio del Interior de Heinrich Himmler. La GESTAPO no se regía por las normas del derecho policial y gozaba de un privilegio sin barreras, lo cuál conllevó a que se convirtiera rápidamente en el mas temido instrumento del imperio nazi para espiar a los ciudadanos y apagar a sus opositores.

    Fué acusada como organización y condenada durante el “proceso de Nurnberg”. En Cuba habrá que esperar un poco todavía.

     
  4. Vincenso Corleone

    agosto 31, 2010 at 2:44 am

    Little Brother Ernesto:
    hace casi 10 dias que no te leía porque me encontraba de viaje, llegando precisamente, me comunique con aquel amigo tuyo y mio que ultimamente te felicita mucho por tus publicaciones y que te comenzó a leer gracias a las impresiones de todos tus articulos, cuando yo mismo te los mostré y te dije que me tenian loco en cuanto a demanda de lectura se trataba. Creo que ya sabes quien soy…bueno man creo que personalmente te he felicitado por tu maravilloso trabajo pero tambien creo que te adelantaste un poquito con este caso, porque resulta que eso está mas enredado que un bejuco y son muchas las cabezas que van a rodar, te cuento que no me alegro para nada de la desgracia que ha caido encima de esas cinco casas y sus propietarios, al igual que tu los conozco perfectamente a todos, pero cuando tu no quieras que te vengan a acusar por algo siemplemente no des motivos y a estos personajes los tenian bien fichados y se pusieron a jugar con candela, el socio del jeep deportivo habia entregado un cuarto de renta de los dos que tenia para solamente pagar la cuota mensual de uno y resulta que cuando se le tiraron tuvo que esconder dos turistas en el armario, me dio risa porque hay que ser bien ingenuo para saber que te van a hacer un registro y tu omitas el armario, asi como otros extranjeros, hospedados en su casa y sin registrarlos en el libro, a eso sumandole la confesion de un propio turista que admite haber estado en esa casa con una menor y en esto han caido los demás arrendatarios, por la maldita tentación de dos o tres pesitos mas, conociendo la sociedad en que viven y sabiendo que en cuestion de horas y sin un previo juicio los dejan mas pelados que un pollo, hay un millon de cosas horribles y ocultas detrás de este caso Ernestico, están desesperados buscando culpables y creeme cuando te digo que la instruccion policial de Bayamo a dado asco con el proceso de investigacion, se llevan segun ellos a los 2 principales sospechosos para Villa Marista, nada está dicho aún y en la calle sobran las versiones, pero honestamente creo que este tema era para que lo soltaras pero bien argumentado, nos vemos en la carretera….

     
  5. gerardoeldeberlin

    agosto 31, 2010 at 5:03 am

    Bueno si dos italianos se metieron en un escaparate no hay por qué decomisar cinco casas completas, tampoco sé por qué tienen que rodar cabezas?

    Los delitos que Vincienso comenta arriba como algo muy grande y que dá la impresión de que Bayamo vá a desaparecer del mapa porque alguien que tiene un jeepy alquiló un cuarto ilegal y dos italianos se metieron en un closet, señores por favor !!!

    En cual mundo se está viviendo en Cuba? Hasta donde van a llegar con esas ridiculeces?

    Tienen algo que ver estas 5 familias con el asesinato de la niña menor de edad o no? Esa es la pregunta que hay que hacerse primero.

     
  6. gerardoeldeberlin

    agosto 31, 2010 at 5:32 am

    Ernesto quería darte las gracias por ser el inspirador a que en el día de ayer abriera un Blog, y tambien gracias a Diego.

    Mis comentarios en este Blog han sido los primeros en un Blog y me dí cuenta mientras iba escribiendo que tenía material informativo para describir sucesos alemanes que se asemejan mucho a los cubanos incluyendo a la era post-castro … por ejemplo que pasará con las casas y sus verdaderos propietarios, etc

    Me hace falta que Diego me le dé “AGUA” al Blog que no sé como se hace eso. Andrea informó que había que “tratar de subir” un Link al Blog de paquitoeldeallá

    parece que para hacerse famoso primero hay que subir un link ahí?????? nada que cada día se aprende algo nuevo 🙂

    Bueno ya saben espero que pasen por mi Blog y me le dén agua, yo no soy periodista como ustedes pero voy a hacer lo posible por escribir algo 🙂

    ahh el nombre que me puse se lo debo al comentario de Andrea .. a lo mejor con un nombre que se parezca al de EL pueda darle agua al Blog sin tener que subirle un Link para allá arriba? y aunque parodiado con el nombre, y el perfil les prometo que vá a ser todo lo contrario, esa es la idea

    Saludos a todos
    gerardoeldeberlin 🙂

     
  7. Diego Venegas.

    agosto 31, 2010 at 11:56 am

    Gerardo, gracias por mencionarme en tu post. Bien, pues si de mi depende, lo colgaré en varios sitios que frecuento.
    Esto me hace recordar varios años atras, cuando descubrí el blog de Yoani. Apenas tenia visitantes y ya ven como ha ido cambiando la historia. Decir las cosas que tenemos que decir es un placer, pero si son leidas o escuchadas la satisfacción se triplica (por poner una cifra).
    Yo aun vivo en Cuba, Gerardo, y puedo percatarme muchas veces de esas “ridiculeses” como bien mencionaste. Yo creo que a muchos de los que vivimos en Cuba nos sucede (vamos, que me voy a incluir, aunque no creo que encaje mucho)nos sucede (y cito una idea que leí alguna vez) “lo que al pez, que no se da cuenta de que está en el agua hasta que lo sacan”. Es decir, como no tenemos ningún tipo de patrón de comparación con el mundo real, cualquier cosa nos parece escandalosa.
    Tengo un amigo, simpatizante del sistema, que en cierta ocación me comentó algo que le había llamado la atención en un periplo que hizo por España. Me dijo, con otras palabras:”…lo que mas me impresionó del sistema Español es que los Gobernantes no están por encima de las leyes…y que hablar mal del Gobierno no era un tema trascendental…que el Presidente era visto como una especie de puesto privilegiado pero nada mas…”.
    Y, claro, el sistema Español como todos los demás tienen muchas imperfecciones, pero…contrastando estas tres cosas que le llamaron la atención a mi amigo, con nuestra situación, podríamos decir:
    -En Cuba los Gobernantes están por encima de las leyes. Hay múltiples ejemplos, pero pongo dos:
    El ciudadano común que milita en el PCC, si contrae matrimonio con una ciudadana extranjera y planea por consiguiente viajar al exterior por esos motivos, es expulsado del partido. Mariela Castro, la hija del General, es casada con un fotógrafo Italiano; y aún asi es Directora del CENEX. Actualmente, vive entre Italia y Cuba. Su padre, hace dos o tres años, hizo un viaje de placer a visitar a su nuero, del que los Cubanos nos enteramos. Dicha visita fué cubierta por Corriere de la Sera. Cuanto dinero del Estado gastó? de que presupuesto?
    Lo otro: hablar mal del gobierno en Cuba es casi una apostasía, y, si tienes mala suerte y lo haces en un lugar inadecuado, un delito.
    Por último: Raul y Fidel son semidioses a los cuales jamás se les puede contradecir. En cualquier reunión, de cualquier lugar, el mas atrevido de los participantes, al exponer una idea “polémica”, antepone una especie de salvoconducto “como dijo Fidel, como ha dicho el compañero Raul,etc…”. Es decir, nadie o casi nadie se arriesga a atribuirse una idea novedosa,propia, que lo reafirme como individuo capaz de disernir e incluso disentir.

     
  8. Diego Venegas.

    agosto 31, 2010 at 12:06 pm

    En Cuba, sucede al revés: en lugar de los Gobernantes rendir cuentas ante el pueblo, el pueblo tiene que rendir cuentas ante los Gobernantes. Si las cosas marchan mal, es culpa de los trabajadores que no se esfuerzan y no ahorran; no de la mala calidad de gestión del Gobierno. La prensa, por tanto, no critica ni de lejos a los jerarcas; en cambio la emprende contra la ineficiencia de la fuerza laboral Cubana.”Somos pichones”, según Lazaro Barredo y el tenebroso burguez policial disfrazado de revolucionario Ramiro Valdés.

     
  9. freddzcuba

    septiembre 5, 2010 at 8:00 pm

    Si no tienes idea de lo que ha pasado pq no te ahorras los comentarios? no crees que es mejor? sabes lo que esos han hablado que estan otros detenidos? en fin cuando se aclare todo ya sabremos que pasa, no trates de dar una idea al mundo que esto es un caos ni nada por el estilo

     
  10. Pedro Julio Suarez

    septiembre 7, 2010 at 11:07 pm

    Como entre hoy por primera vez al blog, y estoy actualizandome, cuelgo mis comentarios. Es muy significativo que hasta ahora la unica persona que discrepa de los comentarios sea Freddzcuba, sera es su trabajo?. Que otra cosa es Cuba; si no un caos.

     
  11. Javier Montesinos

    septiembre 12, 2010 at 9:23 am

    Pedro, no es cierto que el único que discrepe sea “freddzcuba”, y sobre si es su trabajo o no no es lo que me preocupa, sino que yo escribiera un comentario con criterios sólidos, con un llamado a la reflexión no sólo al autor, y fue borrado.
    No puedo pensar en este tipo de censura, el blog, pues si es así, de que libertad hablamos?? Si no podemos compartir aqui tampoco nuestros criterios y deliberadamente se borran aquellos con los que el creador y administrador del Blog no está de acuerdo… qué diferencia hay con el director de cualquier medio de prensa de los mismos que critica Ernesto en sus trabajos? Sencillamente se hace uso del poder de publicar o no que tiene el dueño del soporte y eso es así en Cuba, en Roma o en donde sea. Pero si hablamos de tener “La libertad de corredor de fondo”, es que dice Ernesto que sintió cuanod lo separaron del medio donde trabaja, pues debemos permitirnos esa libertad aqui para abrir un debate.
    Si no lo hacemos, no sería esto una incoherencia¿¿?? algo así como el tirar piedra al tejado vecino cuando el mio es de vidrio… debemos tener cuidado con esto.

     
  12. chuchi

    octubre 19, 2010 at 1:41 pm

    Estuve en Bayamo en Agosto y supe del caso, algo muy triste y doloroso. Saber que conocía a los dos bayameses cabesillas de esa red, de cuando muchahcos.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: