RSS

Mi Propia Vindicación de Cuba

11 Ago

Pienso en Martí en este instante. Recuerdo sus palabras encendidas en aquel documento que dio en llamar “Vindicación de Cuba”, donde a nombre de los sin voz el Maestro respondía a una diatriba del diario The Manufacturer que nos acusaba de incapaces y blandos, de pobres en el empeño de fundar una nación verdadera. Y de haraganes, también.

Hoy quien nos tilda de haraganes no es The Manufacturer. Se llama Granma, y es el periódico oficial de este país. Quien siga sus páginas diariamente sabe de qué hablo: de los constantes y cada vez más agresivos términos con que sus periodistas se refieren a un fenómeno evidente en la sociedad cubana actual: el no vínculo laboral de gran parte de la población, sobre todo, en sectores jóvenes.

Atendiendo a lo que proclaman nuestros mass media, parecería que las ofensivas palabras de aquel diario son desempolvadas en nuestra Isla actual. ¿Qué significa esto? Que la más reciente cruzada emprendida por la oficialidad cubana es contra los haraganes, para los cuales incluso nuestro Código Penal recoge medidas dispuestas a título de Peligrosidad Social.

Los editoriales del Granma dicen: hay que erradicarlos. Hay que cortar la haraganería de raíz. Por mi parte, para apuntar mis argumentos, me permito desmontar algunos conceptos elementales.

DE AQUEL LADO DEL MAR…

Si algo pare esta tierra fértil, además de frutas, tabacos y beisbolistas, son hombres trabajadores. Hombres que detrás de cada adversidad o imposible artifician la manera de lograr sus empeños, siempre con esfuerzo, siempre con trabajo. Tenemos una legión de obreros que cada mañana se levantan de sus camas sin saber qué podrán desayunar, qué dejarán a sus hijos para el almuerzo, con qué transporte llegarán a sus centros laborales a tiempo, con qué herramientas cumplirán con sus funciones durante las ocho o diez horas que permanezcan en sus puestos.

Y como estos tenemos, también, otra legión de los que se cansaron de esa amarga letanía y decidieron, a cuenta y riesgo, probar su suerte en otras orillas.

¿Cuántos emigrantes tenemos desperdigados por el mundo? Es una cifra que jamás sabremos con exactitud. Pero lo cierto, lo inobjetable, lo que ningún periodista de Granma ni ningún directivo fantaseador puede negarnos es que de los cubanos que emigran, el inmenso porciento vive decorosamente con el sudor de su trabajo.

Los recibimos por miles, recién llegados de Miami principalmente. Allá dejan un trabajo inestable, que no saben si conservarán a su regreso. Dejan deudas, la mayoría. Pero viven. No subsisten.

Y vivirían incomparablemente mejor si no tuvieran a sus familias de acá, que como sanguijuelas involuntarias necesitamos chupar un porciento de sus ingresos para comer un poco mejor, para vestir sin harapos, o para darnos ese puñado de ínfimos placeres que de tan escasos, terminan por antojársenos excepcionales.

¿Qué hacen esos cubanos, hijos de la misma tierra que Martí vindicó con su prosa, para sustentar un estilo de vida muy superior al que tendrían en caso de haber permanecido en la Isla? ¿Son todos los mafiosos que trafican drogas, armas, o lanzan seres humanos desde las proas de sus lanchas rápidas? ¿Son todos los que reciben sueldos de la CIA por planear ataques terroristas contra países o mandatarios? No. Lo que hacen es que trabajan. Y como decimos en buen cubano: trabajan como mulos.

Trabajan en dos y en tres ocupaciones. Con un tesón y una formalidad que nunca conocieron en su país natal. Trabajan si no con amor (que en muchos casos sí) por lo menos con responsabilidad. No son “ausentistas” que se toman días libres por su cuenta, ni son los malhumorados que maltratan a cualquier cliente desde su olímpico mostrador.

Y no lo hacen por dos razones: 1. Porque quieren conservar su empleo, y 2. Porque ese empleo, aunque insuficiente en muchos casos, sí les sirve para satisfacer sus necesidades básicas, incluso, las suyas y las de sus familias en Cuba.

Y hablo de los casos simples. No estoy refiriéndome a los talentosos, los grandes abogados, los excelentes ingenieros, los deportistas, los hombres de negocios que sin las trabas de un eje económico centralizado hasta la asfixia son capaces de prosperar a un ritmo sorprendente. No estoy tomando como representativo el gran éxito económico de unos pocos no tan pocos: estoy hablando del trabajo honesto de unos muchos.

Porque esos son nuestros familiares. No los millonarios, sino los de clase media o baja. Los que vienen y que con sus presencias, con su dinero y su consuelo (citando a Frank Delgado), les alegran el alma a los suyos.

¿Quién se los permite, quien les trae a Cuba como Reyes Magos de buenaventura, subsanando carencias, aliviando necesidades? Sus trabajos. Las doce o catorce horas que dedican diariamente a ganarse la vida con sudor.

…Y DE ESTE

Volvamos al inicio, pues: ¿somos un pueblo de haraganes? ¿Somos aquella nación de hombres incapaces que proclamaba The Manufacturer, o la sociedad infectada de incorregibles zánganos que propugna el Granma? No lo somos. Lo que sí somos, sin margen a la duda, es un país donde hoy el trabajo es un concepto puramente decorativo.

Somos un país donde ningún, absolutamente ningún trabajador honesto en el sentido más estricto puede vivir lograr calidad de vida los 300 pesos que percibe por un mes de duro esfuerzo.

Somos un país que ha debido convertirse en ladrón, robando a manos despiadadas cada quien por su parte (el cocinero roba el queso que vende al mecánico, y este roba la pieza que necesita el dentista, y este roba la anestesia o la amalgama con que empasta los dientes del almacenero…), cada quien rapiñando algo más de dinero de donde puede porque con lo que gana de manera honrada, no puede mantener siquiera su propio estómago.

¿A dónde nos lleva esta amarga realidad? A que en Cuba el sentido de pertenencia con el trabajo es una utopía. No existe el agradecimiento que le profesan a su empleo aquellos que verdaderamente viven de él, y no de lo que usurpan de él.

Los cubanos no tienen amor al trabajo porque muy poco o nada reciben de él. Los más sacrificados cuelgan en alguna pared, guardan en alguna gaveta, los diplomas o distinciones que jamás podrán llevarse a la boca o colgarse encima a manera de túnica salvadora. Los reconocimientos a sus desvelos se traducen en alimento para polillas, en sitiales para el polvo.

Por eso no solo no denigro, sino que comprendo a tanto joven y tanta mano fértil desperdiciada en las esquinas, en los parques, detrás de mesas de dominó o lo que es peor, de las botellas de ron. Esos, han aprendido por experiencia o por intuición que vivirán mejor revendiendo artículos en una céntrica plaza de su localidad, ganándose diez pesos convertibles en una venta ocasional, que dedicando ocho horas al día a una labor que les dará la misma cantidad, pero en un mes.

Somos uno de los pocos países del mundo donde el desempleo no es un problema. Nuestro problema, es que el empleo de nada sirve.

Es por ello que indignan los medios: resulta que esos haraganes son producto genuino de esta misma sociedad, y no una reminiscencia o excedente. Y para continuar con los eufemismos, no “disfrutan” de ningunas “bondades” del Gobierno porque, sencillamente, disfrute y bondad tienen en este caso connotaciones muy estrechas.

UTILIZAR EL DEDO PULGAR, NO EL DEDO ÍNDICE

No periódico Granma, Televisión Nacional, no somos un pueblo de vagos, de escorias sociales. No necesitamos emprender nuevas cruzadas sangrientas, con operativos policiales que encarcelen a quienes no tienen puesto laboral fijo, ni con campañas de hostigamiento: en eso tenemos experiencia y sabemos que no resulta.

Antes, cabría preguntarse de veras qué pasa, por qué los jóvenes de este lado del mar no piensan en trabajar, por qué se quieren mudar de país, por qué prefieren robar o traficar, por qué eligen la incertidumbre de no saber cuánto podrán ganar cada día en sus malabares, en lugar de la tranquilidad de un salario honesto y seguro al final de cada mes.

Lo complicado es mirarnos las entrañas. Es más cómodo utilizar el dedo índice que recurrir al pulgar. Lo complicado es responderse esas preguntas que subyacen detrás de cada acusación que publican los medios oficiales o profieren los dirigentes, las respuestas que todos saben pero no todos quieren escuchar.

No se trata, esta vez, de vindicar a Cuba. Antes que a la plataforma física, geográfica, cabe defender la verdad de los cubanos. Y sobre todo, con la misma dignidad del Martí que redujo a cenizas una sarta de calumnias, y que desde su honestidad sin límites recordaba:

“Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y hablar sin hipocresía. (…) Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado.”

Anuncios
 
13 comentarios

Publicado por en agosto 11, 2010 en 02 Agosto

 

13 Respuestas a “Mi Propia Vindicación de Cuba

  1. Jorge

    agosto 11, 2010 at 3:12 pm

    Ernesto, un abrazo desde Costa Rica. Subo el link a mi página de Facebook ahora mismo. Trataré de hacérselo llegar a mi gente en Cuba. Gracias, hermano, por lo que escribes.

     
    • elpequenohermano

      agosto 12, 2010 at 1:28 am

      Vale hermano, y yo te mando otro abrazo desde Bayamo, Cuba. Gracias por los elogios que me haces, y porque al parecer me lees con frecuencia. Ayúdame a extender el blog a otras personas, lo mismo con links que con recomendaciones. Es importante para una página joven como todavía es esta.
      Afectos sinceros,
      Ernesto.

       
  2. Felix Mutiz

    agosto 12, 2010 at 6:42 am

    Hola Ernesto,
    Creo que eres un joven que sabe bien lo que es vivir en Cuba, somos muchos cubanos por el mundo trabajando y con bien ganada fama de dedicados al trabajo porque en esta parta del mundo se valora a las personas, se les paga por su asuidad, su tencidad. Cuba es un país en ruina por un desgobierno que jamás ha hecho nada verdaderamente decoroso por su pueblo, es el único gobierno que odia a su pueblo. Te deseo suerte, vas a necesitarla y mucho.

     
  3. mayra

    agosto 12, 2010 at 9:28 pm

    Exelente post como siempre,pero este mas genial todavia porque le respondes con lo que mas ellos promulgan:las frases del apostol.El unico proctologo que tenia el hospital clinico quirurgico 10 de octubre (antigua quinta dependiente)en el municipio Cerro Dr;Fausto ;la ultima vez que lo vi fue un dia a las 5am que se encontraba en la parada del camello bajo un ciclon ,el camello no se aparecio hasta las 10 de la mañana,el sin desayunar lo esperaba un turno quirurgico programado desde el dia antes de 7 pacientes,los cuales desde las 7 am debian estar preparados en el salon para ser sometidos a su intervencion quirurgica(yo,a pesar de que tenia muy buena amistad con el no me atrevia a preguntarle como podia llegar a esa hora todo mojado, con tremenda ambre y encima de eso operar a 7 personas en una parte tan delicada del cuerpo como es el ano.imaginaba yo entonces que al menos de los 7 ,un % de 3 quedarian cerrados totalmente.!como el cirujano proctologo principal de un hospital clinico quirurgico no tiene carro para llegar a su trabajo?.Las enfermeras para poder inyectar a los pacientes diabeticos tenian que guardar la jeringuilla que ellas pudieran conseguir en su taquilla y usarla para todos los diabeticos por meses y meses sin nisiquiera cambiar la aguja,las sondas vesicales las guardaban en las taquillas ,si se la quitabas a un paciente porque se moria o lo que fuera las lavavan y despues a esconderla para tener y poder trabajar ,porque si no el paciente se tenia que quedar orinado en la cama ,y lo otro era la infeccion urinaria por poner una sonda sin esterilizar,los guantes eran como dinosaurios extinguidos si te empatabas con unos era algo muyyyy raro.bueno ya sabemos que los acompanantes deben traer el bombillo del cuarto,las sabanas y todo lo de uso personal ,pero los enseres medicos ya eso es lo de mas no poder,hasta para poner los sueros las enfermeras se tenian que fajar con los de la farmacia que se lo robaban todo y quien daba la cara al paciente y su acompanante eran las enfermeras,La merienda de los medicos de guardia que ademas si cojen la especialidad de medicina interna esas guardias son una vez a la semana y no son pagadas sino voluntarias y de 24 hr,su merienda un dia recuerdo furon huebos podridos que al dia siguiente me atrevi a dejarsela al director del Hospital Dr Ramiro creo que de apellido Valdes,La jefa de enfermeria de por aquellos anos se atrevio a decir que el horario de las enfermeras serian de 6 hr diarias y yo que no me parezco a nadie le dije :usted esta loca y conque jabon vamos a lavar el unico uniforme que tenemos y que nos exigen ponernos y ella me dijo si ese es el problema yo te doy el que tenemos aqui para lavarnos las manos y yo le dije :!pues si lo cojo !me lo llevo y te dejo sin ninguno pues no tengo para banarme!Gloria se quedaria pasmada….este es mi grito pequeno hermeno ….el grito de una enfermera enamorada de su trabajo pero que un dia se canso y no pudo mas vivir entre la muerte y la inercia ante ella.me canse del desconsuelo ,la irresponsabilidad , el robo de los de mas arriba y que los de abajo dieran la cara ,el ambre de tres dias de trabajo porque tu relevo no llega,las largas horas para llegar a casa despues de tres dias de trabajo seguido.el ambre…el ambre…no tienes idea del ambre que se pasa en esos hospitales de paredes frias y ventanas y puertas rotas,y cuando llega el frio ,ese frio que te cala los huesos y te puede llevar junto al ambre a la muerte.un dia me canse o mejor creo que mori en vida y me converti en otra persona vi mi realidad y no tuve otra opcion era vivir al lado de la muerte o cruzar el charco.

     
    • elpequenohermano

      agosto 13, 2010 at 6:16 pm

      Conmovedor tu extenso comentario. Luego de leerlo, creo que encuentro más razones para escribir lo que escribo, y para pensar que si de momento no podemos cambiar las injusticias, al menos lo honesto es no callar ante ellas.

      Mi sincero afecto,
      Ernesto.

       
  4. Manozeta

    agosto 15, 2010 at 11:37 am

    Quiero en primer lugar felicitarte por la forma sincera y valiente con que te expresas. Debo además dar gracias a Dios por la posibilidad de haber dado con este blog, pero debo confesar que en ello influyó la inexplicable eliminación de este artículo tuyo de las páginas de kaos donde tuve la oprtunidad de leerlo por vez primera.
    A mi me sorprende tal medida pues siempre he considerado este sitio como libre y alternativo. En Kaos Cuba era posible hasta ahora leer de todo y constituir un espacio para el intercambio de visiones sobre nuestra patria que no estuviera viciado por el poder ejercido de quienes controlan con celo los intereses de las élites de adentro y de afuera.
    Por lo demás si se tratara de dar la batalla para lograr su reposición en ese medio cuenta conmigo
    Sigue adelante que jóvenes como tú son los que necesitamos en la reconstrucción de una patria que sea ´”con todos y para el bien de todos” como lo quería Mart

     
  5. mayra

    agosto 17, 2010 at 8:05 pm

    Ese sitio Kaos Cuba nunca he entrado,imagino que si retiran un comentario tuyo sea porque eres la persona con mas poder para demostrar que en cuba no hay libertad de exprecion;el hecho de ser un joven graduado de periodismo y expulzado del medio de comunicacion en el que trabaja demuestra al mundo esa realidad,hubieron muchos como tu expulzados pero eran otros tiempos ,hoy en dia la gente esta en todo el mundo a los blogs que ustedes escriben,hoy nadie puede silenciar sus palabras y mucho menos hacer transparente su existencia como ha pasado con tantos periodistas como es el caso del esposo de Yoani Sanchez.que te diferencia de Yoani ,bueno que a ti te expulsaron de tu trabajo.para el mundo eso es mucho mas fuerte .no se pequeno hermano .uno te quiere y te defiende .

     
  6. Mario Jacas

    septiembre 7, 2010 at 11:32 am

    Lamento hasta ahora descubrir este blog, primero pro ser de un cubano y segundo de mi pueblo Bayamo, hace tiempo me preguntaba porque de Bayamo no salian voces criticas al sistema y la realidad que nos ha seguido estos ultimos 51 años. Lo encontre y estoy leyendo todos los blogs y seguir los nuevos

    Adelante hermano, desde aca te apoyamos, y espero tu email

    Saludos

     
  7. pilar

    octubre 7, 2010 at 7:55 pm

    Felicitaciones!!!, hoy descubri tu blog y quede gratamente sorprendida, soy asidua lectora de blogs de cubanos dentro y fuera de cuba, soy cubana, vivo fuera de cuba desde hace 16 años, y este articulo en especifico me agrado por la claridad en su enfoque y veracidad en lo expuesto, Gracias!!, es un gusto enorme haberte hallado,
    saludos desde mexico.

     
  8. Liset

    octubre 9, 2010 at 11:01 am

    EXCELENTE post, Ernesto. Me has dejado sin palabras.

    Hare lo posible por difundirlo.

    Un abrazo desde la Florida

     
  9. Sol

    octubre 11, 2010 at 11:41 am

    Acabo de descubrir este Blog, a traves de este post que twitteo un amigo.
    Excelente tu post. Hare lo posible por extender este link.
    Exitos! Y te sigo leyendo!

     
    • elpequenohermano

      octubre 11, 2010 at 12:57 pm

      Gracias por el apoyo y por tu comentario, Sol. Mis saludos para ti, y sigue leyéndome.

       
  10. Ernesto

    octubre 13, 2010 at 1:39 pm

    Martí escribió mucho sobre cosas que hoy se podrían poner en contraposición con el sistema aquí en Cuba. Otra de ellas es sobre la debacle que significaría un sistema socialista estatal, y el escrito se llama “La futura esclavitud”. En él Martí retrata sin saberlo, lo que es la sociedad de Cuba hoy, y describe muy bien porqué esa socialización excesiva de la propiedad es la causa de tanto problema. Increíble para un hombre que apenas estaba imaginando algo que nunca había ocurrido en la práctica en ningún país en su época, y que sólo unos 40 años después comenzaría a ocurrir en Rusia.

    Muy bueno tu post. Me alegra escuchar voces genuínas desde dentro de la isla, hablando criticamente sobre lo mal hecho. Trataré de divulgar este post y el blog en general.

    Un abrazo

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: