RSS

Códigos de Aldeano

04 Ago

Creo que en mi subconsciente algo más que interés profesional latía en el instante de visitarlos. Algo como conocer personalmente a los dos raperos cuya música y posturas políticas influyeron mucho en mi decisión de enfrentar, desde la palabra, las falsedades que amargan a mi amado país.

Todavía recuerdo con agrado a mi “sancionador” esgrimiendo como prueba tangible de mi inaceptable rebeldía, aquel artículo (Revolution en la Aldea) donde hablaba de ellos como dos jóvenes corajudos, de lo mejor de mi generación.

Los Aldeanos se han convertido en un código secreto. En una manera subversiva de asimilar la realidad. Recuerdo un incidente simpático: Un amigo me presentó a su novia. En el instante de acercarme a ellos, llevaba audífonos en mis oídos. Después de un diálogo en el que cruzamos varias palabras sobre mi profesión, y sobre mis pensamientos particulares, esta dijo, a modo de resumen: Vaya, que tienes cara de venir escuchando a Los Aldeanos.

No pude evitar una carcajada divertida. Yo, fiel seguidor del heavy metal, efectivamente venía escuchando a Los Aldeanos.

Y es que este dúo de jóvenes han protagonizado, en los siete años que llevan cantando juntos, una historia tan hermosa como única en la Cuba del Siglo XXI.

A fuerza de sinceridad en sus líricas, de desvelos por lo que ocurre en nuestro país, han escalado un sitial admirable en la conciencia de una sociedad que, aunque algunos lo nieguen, les escucha con el respeto que inspiran los que tienen (en plata cubana) los cojones bien puestos.

Esto que ahora transcribo es apenas un ínfimo fragmento de la entrevista con Aldo Rodríguez Baquero, El Aldeano que ha entregado su alias para firmarse como dúo. Un habanero de veintisiete años, con un noveno grado de escolaridad y un talento increíble para el universo polémico y radiante que es el Hip Hop cubano.

– Aldo, ¿cuáles son los aspectos de la realidad cubana que más desearías poder cambiar?

Yo puedo mencionarte solamente uno, que creo que logrando eso yo estaría feliz. Y es que los cubanos volvamos a ser seres humanos. Que volvamos a ser buenas personas. Que los cubanos vuelvan a sonreír sin tener la mente sucia.

Y cuando te hablo volver a ser seres humanos digo que todo el mundo aquí sienta deseos de amar, de no chivatear, de no echar pa´lante al otro porque se compró un refrigerador, de no estar metido en las vidas ajenas. Cuando te digo todo el mundo estoy incluyendo lo mismo al Presidente, que al chofer de la guagua y al basurero.

Porque para qué hablarte de que hay que mejorar el transporte o la alimentación de los cubanos. Eso es evidente, pero yo creo que todo eso puede solucionarse con un poquitico más de amor, de menos maltrato entre nosotros.

– ¿Ustedes tienen conciencia de lo que representan en la actualidad para la juventud cubana? ¿Hasta qué punto la música de Los Aldeanos tiene la intención de convertirse en bandera de una generación?

Mira, nosotros nunca nos planificamos para hacer nada. Pero sí, mucha gente se me acerca en la calle y me agradece porque han cambiado sus vidas, y han encontrado un poco de valor o alegría en alguna canción nuestra.

Si somos una bandera o no, hasta ahí no me atrevería a decirte algo. Ahora, sé que mucha gente nos apoya pero porque nosotros apoyamos a la gente, ¿me entiendes? Porque hablamos los problemas de la gente. Es como un matrimonio que tenemos con el pueblo.

De hecho yo tengo que pasar un curso para ser artista, porque yo no tengo carro ni palacio, no tengo cómo esconderme de nadie. Y también a veces no puedo ir a ver a alguien cantando porque no tengo dinero y tengo que comérmela como todo el mundo. Imagínate qué clase de artista más raro puedo ser yo…

– En muchas de tus canciones yo he escuchado, refiriéndote a otros raperos, cosas como “nosotros somos los que damos la cara”, “nosotros decimos lo que tú no te atreves a decir”. Para Los Aldeanos, ¿es una función inherente al rap ser todo lo críticos que son ustedes con respecto a la política?

Aquí cada cual tiene puntos de vista distintos, pero es que para mí el rap es eso. Es denuncia social, derroche de estilo, es decir las cosas de la manera más ocurrente posible. Es flotar. Pero yo no puedo dejar de ver al rapero como al mambí de ahora. Es pa´rriba de las balas.

Y por esto yo me he metido en mil candelas, que solo las sé yo, y mi mamá que es la que se las echa todas conmigo. Pero para mí no hay otra forma de verlo. Para mí el rap debe llevar siempre su valentía, debe recordar que los que hacemos esta música estamos aquí y que no nos cierran la boca.

Además asere, ¿qué hace un ritmo tan fuerte en una sociedad tan jodía, hablando de otras cosas?

– ¿Cómo es tu día a día en esta sociedad cargando a cuestas con el cartelito de “contrarrevolucionario”?

No es fácil, sabes… A mí la Seguridad del Estado no me llama. No hablan nada conmigo. Pero llaman a mis amigos. Y a ellos sí los sofocan, y los amenazan de mil maneras.

Y sin embargo, para que tú veas como es la hipocresía, cuando nosotros estamos en la calle, tranquilos, tomándonos una botella de ron con los amigos, y la policía viene y nos detiene por los motivos que se inventan, nos llevan para la estación y ahí adentro hay otros policías que nos piden autógrafos. Y para colmo, es la misma Seguridad del Estado la que va y nos saca de ahí, como diciendo “Dejen a esos muchachos tranquilos”.

Hace poco fuimos a dar un concierto en Holguín, y cuando íbamos por Camaguey ya estábamos presos. Porque un meta (policía) se nos encarnó, discutimos, y terminamos presos. Y siempre sabemos que de fondo, está el hecho de la música que hacemos.

Otra vez en Pinar del Río dimos un concierto, y al final vino un tipo y nos dijo “Ustedes son unos contrarrevolucionarios”, y presos otra vez. Esa vez tuvimos tremenda bronca con ellos en la estación, nos encueraron y todo porque los filmamos y nos querían quitar el cassette…

Hace un tiempo vino el Jefe de Sector con siete policías más y se llevaron las computadoras de mi casa, con el pretexto de que yo estaba vendiendo películas. Me las quitaron y ya. Tuvo que llamar el papá de Silvito (Silvio Rodríguez) y decir que me las había dado él, y ahí al momento me las devolvieron, aunque las tuve que recoger yo, no me las regresaron a mi casa. Las dos computadoras, la mía y la de mi hermana.

Esa vez discutieron mucho conmigo, sabes. Porque no es fácil que yo vaya a tu casa a quitarte tu gorra… Una gorra tuya, que no te la compré yo, y que bastante sacrificio te costó tenerla. Y sin una orden ni nada: “Me llevo esto”, y ya.

Y aún así, para que tú veas, hay mucha gente por ahí que dice que a nosotros no nos pasa nada porque somos de la Seguridad… Yo no puedo coger lucha con ellos. Estoy tratando de luchar por ellos mismos, y encima nos responden de esa manera. No puedo pensar en eso porque si no me deprimo más.

– Después de escuchar canciones como “Nos Achicharraron”, que es tan dolorosa para los jóvenes, uno se pregunta: ¿tienen Los Aldeanos una visión pesimista de nuestra generación?

Chico será que la vida vuelve a las personas de la manera en que estas viven, y las hace pensar de esa manera.

Cuando tú has tenido amigos, y esos amigos te han traicionado y te han abandonado en los momentos más difíciles, cuando han cambiado diez años de amistad por doscientos pesos, cuando te sientes rodeado de personas y al mismo tiempo solo, es difícil no tener una visión pesimista.

Y es que yo no lo llamaría ni siquiera pesimismo… lo llamaría realismo. Eso lo veo mucho a mi alrededor.

Ahora mismo tú sales a la calle y te encuentras a una pila de guapos, que te quieren dar una puñalada porque los pisoteaste, pero cambian el caminao cuando ven a un policía. Tipos que no son capaces de reclamarle a las autoridades y decirles que no se sienten bien con el trato que ellos les están dando. Entonces, cómo no tener una visión pesimista de lo que me rodea.

Para mí, Cuba es hoy el paraíso de la injusticia, porque para muchos lugares del mundo es happy face, pero aquí dentro son miles de inventos y mentiras y cosas tristes. Y creo que la mayor parte de la culpa la tenemos nosotros mismos que lo permitimos.

Entonces viene un joven a descargar su frustración en la calle, con violencia. Viene a guapearme a mí, a encajarme un cuchillo a mí… ¡asere si yo me como los mismos huevos que tú, me monto en la misma guagua que tú, tu mamá llora cuando se le va la corriente igual que la mía!

Yo no puedo entender que eso esté pasando con la juventud nuestra. Y que la muchachita tenga que caerle atrás a los extranjeros, a viejos babosos. Yo podría entender que lo hiciera para darle comida a su hijo, pero no para vestirse mejor, ni para tener un celular en el bolsillo.

Yo creo que mientras estas cosas estén pasando en Cuba sin que nadie les ponga un freno, mientras yo vea tantas cosas feas en el día a día, seguiré teniendo una visión pesimista de lo que me rodea. Y seguiré haciendo rap.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en agosto 4, 2010 en 02 Agosto

 

2 Respuestas a “Códigos de Aldeano

  1. cubanito_soy

    agosto 5, 2010 at 1:16 pm

    Gracias por este piece-of-art.

    Nunca he oido a Los Aldeanos, no los consideraba de mi generación(tengo 45 años), pero con este artículo me he convencido que SI SON DE MI GENERACION, de la generación que mira con dolor el país(en donde no escogió nacer, ni de quien nacer, pero si como vivir) que va a quedar para nuestros hijos y nietos. Como asignatura pendiente voy a buscar con urgencia sus canciones, y que sigan siendo punta de lanza, que es muy fácil situarnos en la parte de la vara de la lanza, y empujar para que otro sea el que se enfrente, para entonces disfrutar de lo logrado por los que valientemente se enfrentan a este estado de cosas, con sus medios que en este caso es la música, gracias por tu periodismo militante, hermano.

     
  2. Marcelo Rainao

    agosto 12, 2010 at 7:03 pm

    Mira, antes que nada, quería felicitarte por esta ésta entrevista. Aldo es un gran Mc y su música abre los ojos y la mente de las personas que escuchan sus canciones.

    Los Aldeanos sí saben lo que es Rap y son muy fieles a su origen (conciencia social). El sentir de Aldo no solo refleja lo que siente la juventud Cubana en estos tiempos, ya que también refleja la realidad de los pueblos Latinoamericanos que deben lidiar día a día con las injusticias, bajesas de nuestros gobernates e incontables hechos de corrupción presentes en cada uno de nuestros países.El documental Revolution y todos sus discos forman parte de mi repertorio visual y músical.Creo que su concepto de música es único y sobresale de todos los grupos de rap underground que he escuchado.

    Fuerza Cuba, Fuerza los aldeanos y que Viva la aldea por siempre!!

    Un abrazo estimado y saludos desde Santiago de Chile!!

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: