RSS

Intercambio de Moral

21 oct

 

La desigualdad de condiciones en el eufemístico “intercambio cultural” que acontece hoy entre los Estados Unidos y Cuba, pareciera no alarmar a nadie.

Semana tras semana siguen arribando a suelo americano los artistas de este lado del mar, cargados de un talento notable, una comprensible excitación, y una voluntad de regresar a la Isla que, hasta el último segundo, es motivo de apuestas.

Semana tras semana aparecen en los medios estadounidenses nuevas caras de músicos, humoristas, gente pública y televisiva de la Isla, sin que a mi juicio esto haya generado un análisis serio y trascendente sobre la política entre ambas naciones.

¿Cómo yo lo veo?: unos y otros se hacen la vista gorda, y los artistas de acá desfilan por la nación “enemiga” sin que el hecho obtenga repercusión nacional en Cuba, ni planteamientos o condicionantes por parte de Estados Unidos.

La prensa cubana -¿qué otra cosa esperar?- no se ha enterado de este flujo considerable. Con una sola excepción: para ponderar la actitud de un Silvio Rodríguez que, en pleno New York, reclamó libertad inmediata para los Cinco Cubanos elevados por unos a la categoría de héroes, y para otros, cualificados como espías de libro de texto.

Quien no ha pasado hoy por escenarios yankees, es porque sigue en cola, o porque los facultados para otorgar el Permiso de Salida no le consideraron “confiable”.

El número de los privilegiados es cada vez creciente. Desde la Charanga Habanera hasta Los Van Van. Lo mismo el dúo Buena Fe que el trovador Carlos Varela y el multifacético Edesio Alejandro, han salido en shows televisivos, o han encontrado espacios para promocionar sus productos audiovisuales.

Antes, mucho antes había llegado a Miami Paulito FG, con el salvoconducto de su ciudadanía italiana, y había generado una polémica bizantina con la declaración televisiva de fe hacia el Comandante.

Luego supimos, también, de un Amaury Pérez que, no conforme con exhibir el extraño privilegio de una antena satelital en un país donde esto va contra la ley, se tomaba un par de días con familiares y amigos de la Florida. De paso, concedía al periodista Jorge Ramos una entrevista sobre la cual, párrafos más abajo, volveremos con gran interés.

Llegan los humoristas Osvaldo Doimeadiós y Carlos Gonzalvo, y encuentran centros nocturnos, programas de televisión, titulares mediáticos.

Y para que el apelativo de “intercambio cultural” suene a justo y no a farsa, el Gobierno de la Isla permite que el jazzista americano Wynton Marsalis se presente en La Habana con notoriedad nacional. Dentro de poco arribará también el American Ballet Theater.

El desbalance del quid pro quo es de matemática primaria. Sin embargo, un primer aspecto llama la atención más aún en esta provechosa circunstancia que, bajo el Gobierno de George W. Bush, fue sacada de agenda de forma permanente: todos se han olvidado de aquellos que más anhelan formar parte del “intercambio”. Todos se han olvidado de los artistas residentes en Miami.

A pesar de las constantes solicitudes de cantar en su Patria, no han sido “intercambiados” ni el talentoso Amaury Gutiérrez ni el salsero que, sin discusión, ha sido emblema de los bailadores cubanos: Willy Chirino. Tampoco han figurado en el arreglo Bebo Valdés ni Arturo Sandoval.

No han sido intercambiados ni Pancho Céspedes, ni Alexis Valdés, Daisy Ballmajó, y ni siquiera celebridades cinematográficas como Reynaldo Miravalles y Carlos Cruz.

El listado sería interminable. Todos podrían aportar un nuevo nombre, una nueva figura que se estremecería de emoción ante la posibilidad de volver no sólo a cantar o actuar en su tierra natal, sino a sencillamente reencontrarse con sus orígenes.

Y esto implica una irresponsabilidad e insensibilidad que involucra a los gobiernos de ambas naciones, por primera vez de acuerdo en un punto agridulce: negarles a los artistas cubanos que residen en Miami el reencuentro con su público original.

Cada gobierno ha tomado su cuota en la confabulación:

El establishment de la Isla alaba y magnifica al Silvio que cantó en el Carneige Hall, por denunciar la “injusta prisión de los Cinco”, y por confirmar su apego inalterable a la Revolución Cubana. Sin embargo, en una de esas contradicciones inherentes al mismo sistema, los portavoces oficiales afirman que no podrían admitir a Willy o la Estefan en los escenarios de Cuba, porque estos personajes vendrían a hacer política y a provocar. Pasmosa y sobrecogedora manera de morderse la cola.

Por su parte, el Gobierno de Obama ha posibilitado un intercambio fantasma sin poner condiciones ni exigir igualdad de oportunidades. Y esto, en política, es un descalabro imperdonable.

¿Cómo entender que el autor de “Unicornio”, paradigma del proceso revolucionario cubano y el brillante músico de todos los actos oficiales, consiga –aplaudiblemente- su necesaria Visa, pero que ello ni implique un viaje de, por ejemplo, Pancho Céspedes a su país? ¿Por qué en lugar de negociar las características de este intercambio, lo que ha sucedido hasta ahora es una admisión casi incondicional de los “envíos” de La Habana?

Gris, demasiado gris matizando la realidad.

Por otra parte, el elemento más execrable de la “invasión cultural” cubana hacia los Estados Unidos, es la adaptación de discursos y la suplantación de la moral que muchos han efectuado una vez aterrizados a suelo miamense.

Resulta que, si atendíamos a las declaraciones que el trovador (devenido presentador televisivo) Amaury Pérez ofrecía a Jorge Ramos en aquella controversial entrevista, el hijo de Consuelito Vidal era un intelectual que, a pesar de su compromiso revolucionario, destacaba por sus críticas y sus discrepancias con el modelo oficial de este país.

En ese programa, los cubanos nos enteramos de que Amaury desaprobaba la Carta Blanca, firmaba por teléfono la Carta Negra apoyando el fusilamiento de algunos de sus conciudadanos, y apostaba por cambios serios en la manera de dirigir este país.

A su regreso a Cuba,  el Amaury en quien admiro un carisma desmedido y una voluntad de siempre diálogo, regresaría también a su silencio político, su docilidad intelectual.

Otro caso de espanto fue el de David Calzado, director de la Charanga Habanera, cuando excediéndose en oportunismo y cambiando de piel con camaleónica facilidad, “varió ligeramente” la letra de una de sus populares canciones durante su gira norteamericana.

En lugar de satirizar el sufrimiento de la nostalgia, la añoranza de quienes hoy no viven con los suyos, mediante aquel estribillo que rezaba “Tú llorando en Miami, yo gozando en La Habana”, el comerciante Calzado decidió conquistar a tirios y troyanos con un “Tú gozando en Miami, yo gozando en La Habana”.

De vuelta al hogar, en su cómoda capital, la canción no volvería a ser cantada de aquella manera, so pena de censura oficial.

Entonces, ¿en qué medida ha constituido un verdadero intercambio, y hasta dónde se ha tratado de una flexibilización de los dos gobiernos, pero de forma unidireccional: rumbo a los Estados Unidos?

Sin una política atinada y sobria en este sentido, no podrá hacerse justicia a tanta cultura segregada y limitada por parte de dos gobiernos antagonistas.

Yo celebro la visita de mis hermanos a la nación que también visitó Martí, y que protegió a Varela. Yo abogo porque todos, honestos y oportunistas, talentosos y mediocres, Los Aldeanos y Sara González,  Isaac Delgado, Manolín y Paulito FG, puedan expresar su arte en cualquier país del orbe sin que unas limitantes ideológicas pongan freno a sus expansiones.

Pero abogo, como premisa fundamental, porque la oportunidad de presentarse en escenarios allende a los mares les toque la puerta a todos, no sólo a los virtuosos de este lado del agua, y mucho menos que sea un privilegio destinado a los que intercambian la moral cuando también el suelo les cambia bajo los pies.

 
21 comentarios

Publicado por en octubre 21, 2010 en 04 Octubre, 2010

 

21 Respuestas a “Intercambio de Moral

  1. Gabriel

    octubre 21, 2010 at 2:54 am

    Hay un problema de fondo que va mucho más allá de la encomiable visita de artistas cubanos que residen en el exterior a Cuba. Un país no puede expulsar a sus ciudadanos por una norma elemental de convivencia planetaria.

    Imaginemos que en España queremos ahorrarnos el dinero que cuesta mantener a los asesinos en las cárceles. La solución es fácil. Los soltamos con un billete de vacaciones a La Habana. Naturalmente sin avisarle al gobierno cubano de que son unos delincuentes para que los dejen entrar.

    Una vez que esos delincuentes españoles están en Cuba, nos negamos a readmitirlos en España.

    Supongo que al gobierno cubano no le gustaría nada.

    Con toda la lógica del mundo argumentarían que los delincuentes españoles son responsabilidad de España, y que Cuba tiene derecho a expulsar a todo ciudadano extranjero que lo desee.

    Por eso sostengo que la negativa de admitir ciudadanos cubanos en Cuba es una gamberrada en materia de relaciones internacionales.

    Los Estados Unidos se vieron obligados a realizar una legislación muy particular con los inmigrantes cubanos, porque Cuba es el único país del mundo que se niega a readmitir a los ciudadanos extranjeros que Estados Unidos quiere expulsar —por el motivo que sea— a sus países de origen.

     
  2. Mauricio

    octubre 21, 2010 at 3:18 am

    Estoy muy de acuerdo con lo que planteas en tu artículo, pero no creo que el gobierno de los EEUU deba influir sobre quién canta donde, ya que entonces esto constituiría la violación del principio de que el arte debe ser en la medida de las posibilidades, sólo arte y no política. Además el mundo tal y como lo conocemos en Cuba o desde Cuba funciona de forma muy distinta. Imagínate a Obama formando una comición para ver quié va a presentarse en Cuba en cualquier manifestación artística. De veras que resulta inconcevible.
    Lo que sí no es justo es que le permitan a tipos como Silvio Rodríguez viajar a los EEUU cuando tienen a otros muchos exponentes de la verdadera cultura popular cubana, como dices tú… en la cola o en la lista de espera. Porque en honor a la verdad cuando a unos le llega la famosa Carta Blanca, aquellos no le otorgan el visado correspondientes y viceversa.

    En cuanto al desbalance de presentaciones culturales a cada lado del “charco” se puede apreciar cuan politizada se esncuentra nuestra “cultura” en Cuba. En el Patio no tocan ni se presentan nombres como los que tú haz mencionado, por razones que nada tienen que ver con la cultura, de la misma manera que la lista de los no clasificados para brincar el charco pudiera denominarse como interminable.

    Mientras el gobierno de Cuba alaba a Silvio por su “combatividad revolucionaria y su entrega a la causa” no puedo dejar de pensar en la presión que ejercieron sobre Juanes y la delegación de músicos que lo acompañara en su concierto en la Plaza de la Revolución, no para que no dijeran, sino para que no cantarán o se pronunciaran en contra del sistema explícitamente.
    Así andan las cosas por La Zona.
    Buen análisis Ernestico.

     
  3. Odalis

    octubre 21, 2010 at 7:16 am

    Quiero plantear dos puntos:
    1.- Hay un dicho que dice “si dos halan de una soga, uno la suelta primero, el otro se cae” en lenguaje popular, esto es lo que esta haciendo el presidente Obama, sin miedo alguno le ha dado via libre a los artistas cubanos, de quien estan hablando? se los dejo de tarea…
    2.- Tambien en argot popular, hay ocaciones donde artistas vienen a EEUU y se quedan, les ponemos 20 quilos para que hablen y despues queremos ponerles 20 dolares para que se callen, creo que se exceden, un caso es Carlos Otero, no debemos olvidar señores que lo que somos en cualquier parte del mundo se lo debemos a la isla que nos formo. No dejo de abogar por nuestra libertad de expresion, que quede claro.

     
  4. Diego Venegas.

    octubre 21, 2010 at 8:45 am

    Gabriel, tuve una breve participación en el blog de “El Cubano de la isla”, que en un momento determinado me pareció interesante. Creo que era casi el comienzo del auge de la blogosfera Cubana.
    Desde allí vengo leyendo tus muy interesantes opiniones, siempre con una visión muy original y técnica de los temas que abordas.
    Dejé de leer aquel blog, y te dejé de leer por ende. Así que es muy grato (e instructivo) leerte por acá.
    Me parece que eres una persona con muy buen sentido común, nada apasionada a la hora de vertir criterios, y eso me parece excelente para los debates.
    Yo he leído opiniones muy inteligente por aquí (ademas de los articulos de Ernesto, claro), y siento que esto nos enriquece a todos y al blog en especial.
    Sé que vives en España y en un pequeño pueblo, porque creo haberlo leido de tu “pluma” alguna vez. Y sé, por simple silogismo, que te interesa mucho el tema de Cuba.
    Pues como Cubano que ama la libertad, y aprecia el sentimiento solidario de los que nos apoyan, te doy mi propia bienvenida a nuestro mundo.
    Espero verte seguido por acá.
    Desde la isla.

    Diego Venegas.

     
    • Gabriel

      octubre 22, 2010 at 11:50 am

      Infinitas gracias por todo querido Diego

       
  5. Patricia

    octubre 21, 2010 at 11:46 am

    Ya había notado esta desigualdad, me parecía incluso que los de la isla que iban a USA eran artistas “confiables” para el gobierno en Cuba, o sea que no dirían nada en contra o simplemente callarían.
    Aunque, a decir verdad, si la prensa en Cuba destacó aquellos pedidos de Silvio Rodriguez (los cinco, que sigue prefieriendo La Revolución (si con R mayúscula, parece casi una religión en él), el bloqueo, etc…) veo que omitió sin embargo otras declaraciones de él en el cual deslizaba críticas, que no las hizo en Puerto Rico pero sí en New York. Ojo que sé muy bien su postura ante la revolución y Fidel (sé lo que él declara).

    Ahora me ha sorprendido (positivamente) que han permitido ir a Los Aldeanos a Miami en noviembre y que llevan como invitado a Silvito el libre. Me sorprendió porque no son de quienes el gobierno piensa que son “confiables”.
    Vi por internet el documental de los Aldeanos Revolution, me impresionó, tienen sus ideales y ¡cómo los defienden!, también vi la aparición en un documental del hijo de Carlos Alberto Montaner, que hizo en Cuba, del hijo de Silvio Rodriguez, me pasó lo mismo que con Los Aldeanos.
    Muy interesante la letra de Héroe de creo es de Aldo y Silvito.
    Aclaro que como música no me gusta el Hip Hop, soy de otros tiempos, debo decir que me gusta muchísimo más la música que hace Silvio Rodríguez y la poesía de muchas de sus canciones. Pero no puedo dejar de reconocer la sinceridad y sensibilidad de las letras de Los Aldeanos, las que escuché, que no son muchas.
    Otra vez gracias por tu blog.

    ¿qué pensás sobre la ida de los Aldeanos a USA?

     
    • elpequenohermano

      octubre 21, 2010 at 12:10 pm

      Hola Patricia,

      Lo que pienso sobre el viaje de Los Aldeanos no sólo a Miami, que desde luego es el más impactante, sino también a Serbia y a Colombia, es que el mapa político de la Isla comenzó a tener ligeras variaciones en el terreno de la cultura.

      Como yo lo veo, es como pinceladas de aperturas que están en la misma cuerda de la liberación (y posterior deportación) de los presos políticos, siempre con miras a que la UE suspenda la Posición Común.

      Ahora, la esencia de mi artículo y del debate que considero más acuciante no es: ¿A quiénes está dejando salir el Gobierno cubano? sino más bien: ¿A quiénes está dejando entrar?

      En la primera pregunta, decimos: es verdad, no sólo están dejando viajar a los más confiables, sino a algunos como Los Aldeanos y Silvito que son bien críticos.

      Pero en la segunda, la respuesta es nula. No han dejado entrar a NADIE que les sea incómodo.

      Lo que me resulta inconcebible es que un artista militante como es Silvio (al que, igual que tú, admiro por su poesía fascinante) sí pueda ir a cantar a un sitio emblemático, exprese sus posturas políticas, y que esto no implique un “Tratado de Reciprocidad Cultural”.

      ¿Cómo se sentirán los cientos de artistas cubanos que viven en Miami, deseosos de volver a cantar en su tierra, viendo a los de la Isla llegar libremente sin que ellos puedan hacer lo mismo en sentido contrario?

      ¿Es eso justo?

       
      • Patricia

        octubre 21, 2010 at 3:12 pm

        Claro que no me parece justo Ernesto, estoy un 100% de acuerdo contigo.
        Había entendido la esencia de tu artículo y pido disculpas si me fui para el otro lado. Es que me pareció rarísimo que dejasen ir a Los Aldeanos y Silvito a nada menos que Miami.
        Lo que me dices de pinceladas de apertura, no había unido una cosa con la otra, ahora que lo dices creo que es así.
        Espero no haberte molestado.
        Saludos, Patricia

         
      • Gabriel

        octubre 22, 2010 at 11:58 am

        Hace poco actuaron Los Aldeanos en Granada en España.

        Les realizaron una entrevista, y, naturalmente les preguntaron sobre su opinión de la situación política cubano.

        Respondieron en seco diciendo que de eso no habla. Obviamente querían preservar el privilegio de viajar al extranjero.

        Personalmente me alegró muchísimo que dejasen salir a Los Aldeanos. Tal vez indique una cierta voluntad de cambio. También me alegré mucho cuando permitieron que Juan Juan Almeida se reuniese con su familia.

        Tal vez se están dando algunos tímidos pasos en la liberalización de los viajes.

        Sin embargo son muy pequeños. Lo que tienen que hacer es modificar esa legislación obsoleta que tiene casi medio siglo.

         
  6. oscar alvarado

    octubre 21, 2010 at 2:29 pm

    He dejado de comentar en casi todos los sitios donde solía hacerlo , me doy por vencido ,, ya no basta cuanta razón puedas tener , ni cuanta verdad se exponga por los que acá comentan, LA BATALLA ESTA PERDIDA . los cubanos hemos cometido el grave error de querer razonar con un régimen comunista , no importa cuanto se denuncie , no importa cuanto se critique , de nada vale todo lo que se demuestre , al final desgraciadamente las calles son de el tirano , la capital es de la revolución y la isla es de los comunistas , nos consolamos con la razón y ellos con el mango de la sarten . Jose Martí lo entendió y le tomo menos tiempo , mucho menos tiempo que a los cubanos de la actualidad , de la única forma que una tiranía se puede transformar es muriendo y no se muere sola . el problema no son ni los artistas ,ni Obama , ni Raul , ni Fidel … el problema son los cubanos que siguen aguantando como corderos .

     
  7. Mario Jacas

    octubre 21, 2010 at 2:45 pm

    Todo lo que tiene que ver con Cuba o Cubanos es polemico, asi lo han decidido los que han gobernado en las ultimas cinco decadas.

    En el exilio Cubano hay discrepancia en el tema del intercambio cultural, estan los Intransigentes que consideran que estas presentaciones en USA tienen dos objetivos, el mas importante es adoctrinar a personas que desconocen la realidad cubana y la segunda no menos importante es captar divisas, los otros son los que consideran que la cultura y la politica no deben mesclarse, y añoran escuchar a los cantantes cubanos independientemente de sus criterios politicos.

    Personalmente yo considero que en Cuba absolutamente TODO es politizado, la cultura y el deporte tienen que representar a la Revolucion, ese es el criterio de los que manipulan nuestro pais, y si tienes la mas minima diferencia de criterio ya no formaras parte de los que tienen permiso para actuar fuera, y mucho menos tendran la oportunidad de actuar en Cuba aquellos que se le oponen al regimen, yo estare de acuerdo con ese intercambio cultural cuando Willy Chirino cante en una plaza de Cuba junto a Bebo Valdés, Arturo Sandoval, Albita, Isaac Delgado y tantos otros que estan en la lista negra, que les impide no solo actuar, sino visitar el pais donde nacieron.

    Por eso Ernesto, estoy de acuerdo con el titulo de este post “Intercambio de Moral”, Cuba es la maxima expresion de la doble moral, siempre exige lo que nunca da, se jacta de una gran etica que no practica y critica lo antietico, solo tiene ojos para ver el desempleo y la ley de pensiones en francia y a los despidos en cuba le llama “reajuste laboral” y aparte de eso acaba de aumentar la edad de jubilacion en cuba sin consultar nadie.

    Yo personalmente me opongo a ese intercambio cultural, al igual que los intransigentes del exilio, pero tampoco estoy de acuerdo con los ridiculos que cometen algunos quemando discos de artistas en media calle.

     
  8. Aguaya

    octubre 21, 2010 at 6:13 pm

    Yo escribí algo en mi blog hace unos meses de lo que pego un fragmento a continuación (abusando de tu generosidad, Ernesto) pues tiene que ver con tu más-claro-ni-el-agua texto:

    [...] Ahora, una moneda tiene dos caras. Un “intercambio”, también. Yo me aventuro a “echarle” la culpa a las no muy felices definiciones que se han usado de un tiempo acá. Intercambio es tú me das y yo te doy. Tiene dos contrapartes y debe ser “justo” en alguna medida, para las dos partes. [...] Llámenle otra cosa pero intercambio, no.

    Señores y señoras, papaítos y abuelitos, que baile el que quiera, pero que no pretenda que todos desencajemos las caderas a su ritmo o se ponga bravo cuando queramos bajar el volumen o apagar el radio cuando nos pone la música que no nos gusta, o sus artistas, en la puerta de nuestra casa. O, para que sea intercambio de verdad, nos deje también a nosotros tocar allí donde vive, el ritmo que nos guste a nosotros.

    Lo escribo en sentido general, de hecho no tengo el don de hacer ni de tocar música, pero sí me encanta oírla y me gustaría, por ejemplo, oir cantar a Gloria Estefan o a Willy Chirino en cualquier punto de la mayor de las Antillas. Ahí cantaría otro gallo.

     
  9. Nestor F.

    octubre 22, 2010 at 4:30 am

    Una de las preguntas de fondo de este interesante tema ,que tan objetivamente ha descrito Ernesto, ronda sobre las causas por las cuales el régimen cubano permite que artistas cubanos de la isla,y sobre todo del “curriculum” de Los Aldeanos y Silvito,puedan exhibir su arte en ciudades de Estados Unidos,incluida la siempre contradictoria y calurosa Miami (viví allí y conozco ¨el pueblo¨,como le han dado en llamar).Asi mismo existe la duda contraria sobre la prohibición de que artistas cubanos que viven en Estados Unidos visiten Cuba.Pues
    la respuesta es otra de esos calculos políticos e ideológicos donde el régimen cubano intenta no perder: sencillamente hay que fijarse en el público al cual va dirigida la propuesta.Nada pierde el gobierno cubano enviando a esos artistas a exponer su arte ante un público que no vive en Cuba y que por ende no hay que adoctrinar ( y menos en Estados Unidos,para adoctrinamientos existen ovejas mas dociles en otras regiones), o no importa que escuchen música considerada subversiva por la dictadura cubana por la misma razón:no viven en la isla y no son cerebros que hay que lavar o tener en remojo.
    Todo lo contrario sucede con los artistas cubanos que viven en el pais del Norte.Ellos si representan una linea de pensamiento y accionar que alteraria la atmosfera en que la dictadura quiere mantener su circo romano.La sola presencia de uno de ellos,aun sin abrir la boca ni tocar un acorde,representa un aire de libertad que el régimen no se puede permitir.No es lo mismo hacerse de los oidos sordos y permitir que las ondas de la musica de Willy Chirino se expandan isla adentro que ver al lobo en vivo.En ese caso la peor pesadilla de la dinosaurocracia Castrista es que los participantes coreen a gusto y a libertad en cuello aquellos de ” Ya nuestro dia viene llegando”.Si algo el régimen no se puede permitir jamás ,y en eso le va la superviviencia, es que la gente pierda el miedo,y sucede que los grandes escenarios y las multitudes vigorosas son un perfecto caldo de cultivo para que el big bang reprimido explote.Por lo tanto al respecto solo podemos esperar que el régimen va a permanecer inamovible procurando que ni una sola molecula del status quo actual cambie de posición.

     
    • elpequenohermano

      octubre 22, 2010 at 8:15 am

      Bravo Néstor, tu comentario es vital para comprender este asunto. Excelente argumentación.

       
      • Nestor F.

        octubre 22, 2010 at 5:42 pm

        Ernesto:Las palmas son para ti,por este blog tan patriota y libre.Es para mi un orgullo y un placer poder dejar mis comentarios aquí.Gracias hermano.
        Continuando con el tema.Otra duda que expones es la actitud del gobierno de EE.UU. hacia estos intercambios (si, porque son un verdadero intercambio: visas van para Cuba,artistas cubanos van para EE.UU… :) ).En este punto entramos en otro aspecto de la estrategia política maquiavélica del régimen cubano: la parte en que le sacan provecho a las proyecciones negativas de la dictadura.Si, pues igual que utilizan sus diversos medios de propaganda para alabar los llamados “logros de la revolución” ,y de ese modo suavizar la imagen mundial del proceso cubano ,igual le sacan lascas a las partes que le dan mala fama y que ,por una conveniencia que haría morir de envidia a Maquiavelo,no se han molestado en combatir.En este caso me refiero a la intransigencia en lo político,lo que la propaganda del régimen llama ” firmeza de las ideas”, y se han cuidado muy bien de que no hayan fisuras en esto, al menos en la parte visible que han mostrado al mundo sobre esta actitud ( dirán ellos que podrán permitir que el Papa disfrute del sol cubano,cambiar prisioneros por un poco de tranquilidad o comprar alimentos procedentes del país que considera al gobierno como promotor del terrorismo pero nada, nadita de pasos a la democracia) .En 50 años no han cedido en esta intransigencia, los gobiernos del mundo lo saben y no esperan que eso cambie,pues no lo han podido cambiar ni los múltiples rechazos mundiales cuando la dictadura ha cometido barrabasadas estilo fusilamientos expresos,dejar morir de hambre a opositores o golpear mujeres indefensas.Por eso cualquier mínimo gesto del gobierno cubano lo toman los demás como un signo de apertura que hay que aprovechar estilo ” lo tomas o lo dejas”,y rápido,no vaya a ser que se arrepientan.Los políticos cubanos saben bien esto y toman ventaja multiplicando hábilmente por 100 sus “gestos de buena voluntad”, así que si dejan salir a Los Aldeanos se ganan unos puntos de benevolencia,y lo peor es que muchos ven en esto un paso extraordinario y se escandalizan: “!!! Como es que dejan salir a Los Aldeanos!!!! ???? !!! Que extraordinario gesto !!!! Tan acostumbrados estamos a las violaciones de los derechos fundamentales de las personas que no vemos que han sido secuestrados por la dictadura.Al final los gobiernos extranjeros bailan al ritmo del son que les pone el régimen de La Habana y en las cancillerías no dejan de repetir la frase: “Del lobo,un pelo”.
        P.D: Aplíquese la anterior formula no solo al desigual intercambio cultural permitido por el gobierno de Obama,sino también al desempeño del gobierno de Zapatero,etc,etc,etc…

         
  10. recienllegado

    octubre 22, 2010 at 5:57 pm

    Ha sido un gusto poder encontrar algo escrito sobre el intercambio cultural en el tono que lo has hecho tu. He estado tentado de escribirlo desde mi blog, pero creo que no me cabe por el estilo que tiene el mío.
    Para mi es una sorpresa que, semana tras semana, desfilen por los canales locales de TV artistas que acabe de ver en Cuba. Estoy convencido de que muchos de ellos hacen más televisión en Miami que la que hacen en Cuba.
    La sorpresa no es solo que ellos estén en la tele, sino que todos, cuando digo todos digo TODOS, los medios, los canales y los propios entrevistadores, se sumen al juego de presentarlos como otros artistas venidos de latinoamerica.
    Se sientan a conversar sobre sus éxitos, sus proyectos y no se les hace ni una sola pregunta incómoda, ni siquiera se les cuestiona por la propia censura a la que muchos de ellos han sido sometidos en Cuba.
    Realmente creo que este tema dará para mucho más, pero lamentablemente seremos nosotros, los blogueros, los que pongamos el dedo en la yaga porque no creo que ningún medio esté demasiado interesado en el tema.
    Un saludo!

     
  11. palantesiemprecubano

    octubre 23, 2010 at 1:34 pm

    Ernesto,
    El tema de hoy, además de ser de actualidad tiene bastantes aristas, como cualquier evento cultural que se quiera medir por un rasero político.
    Comenzaré con una idea general: No siempre las acciones tienen segundas intenciones aunque en política generalmente se cumple ese razonamiento. Lo digo porque a cada paso/acontecimiento de las relaciones Cuba-USA siempre se le tratan de encontrar segundas y terceras vueltas de hoja.
    Hay una realidad insoslayable y que creo nadie ha querido ver, o darse por enterado, a menos públicamente. Después de la caída del bloque socialista europeo a inicios de los 90, Cuba dejó de ser un motivo de preocupación para el gobierno norteamericano.
    Desde ese entonces Cuba comenzó a adentrarse aceleradamente en el esquema del clásico país del Tercer Mundo, por culpa de sus gobernantes que no han tenido la suficiente valentía de timonear en el mar de las reformas avanzadas como lo han hecho China y Viet Nam.
    Por supuesto que a estas alturas del juego y con tantos países del Tercer Mundo que la rodean (Bahamas, República Dominicana, México y otros destinos turíaticoa caribeños) pero que no tienen el lastre de las prohibiciones gubernamentales que tiene Cuba, la Isla va a sentir sobre sí todo el rigor de lo que es un país subdesarrollado sin esperanzas de futuro.
    Como decía más arriba, hace mucho tiempo que las armas largas cubanas se han oxidado tecnológica y físicamente, el Servicio Militar es como una Escuela al Campo y con la desarticulación de la base Lourdes ya no hay con que alimentar el espiritu de grandeza con que Fidel Castro tratoó de “negociar de tu-a tu” con las principales potencias mundiales.
    La decision del intercambio cultural es una iniciativa muy vieja de las administraciones norteamericanas, el contacto pueblo-pueblo es más dañino para los régimenes comunistas que las sanciones en los orgamnismos internacionales.
    Haciendo un poco de historia, recuerden que hasta los 80 que sí existia la famosa “Cortina de Hierro” donde el intercambio con las familias del otro lado del Estrecho y las amistades era casi nulo, el apoyo al régimen era relativamente alto. A patir de los “Viajes de la Comunidad” todo cambió.
    La gente comenzó a descubrir las mentiras de que los que se habían ido si estaban viviendo una vida con mas calidad y libertad y… vino el Mariel
    Despues de esos sucesos nada ha sido igual en la historia cubana. Un poco mas o menos, la olla se desborda con distintos “potages”: balseros, jineteras casándose para escapar del pais, profesionales que abandonan las misiones por miles y se establecen en otros paises, la hemorragia incontenible de reclamaciones a parientes para que se muden a vivir al extranjero, los viajes inventados a terceros paises latinoamericanos para pasar a Estados Unidos, las miles de aplicaciones por la Ley de Nietos, …
    Y ahora, el “intercambio cultural”. El trabajo principal y los que han opinado no han perdido el punto fundamental al señalar las diferencias entre los que van desde la Isla y los que “pasan el filtro” y los dejan viajar la Isla (gracias a Dios los disociadores de Fred y el “maestro español” con sus irrelevantes diatribas no han aparecido para tratar de empañar este serio intercambio).
    Pues bien, en este tema del “intercambio cultural” que por supuesto no puede ser mas desigual, -hasta el punto que llamarlo eufemísticamente “intercambio” es una burda mentira-, vamos a encontrar varias cosas:
    1- La política norteamericana del intercambio pueblo-pueblo. Ahora el que condiciona es la Isla pero ya no es como en otros tiempos cuando podian callarse eso, ahora hay celulares, SMS, blogs, youtube, …
    2- Los oportunistas que siempre han navegado entre dos aguas, a ver qué pasa: Amaury Pérez y Silvio Rodríguez. Este último con la agravante de que es el traidor, el Judas, de toda una generación que creció, forjó familias e inculcó a sus hijos las letras del trovador (incluso resideiendo en el exterior). Ahora creo que los pasajes mas famosos de sus canciones como el de “la tropa solar en harapos” es autobiográfico porque es un retrato del autor que llama a la moral y la defensa a ultranza de los valores por encima de lo material mientras maneja negocios millonarios y tiene un tren de vida que abochornaria a cualquiera con vergüenza de verse rodeado de tanta gente con carencioas que cree en uno.
    Por lo menos los ricos del mundo del lado de acá hacen fundaciones, dan donaciones sustanciosas para causas justas o ayudan altruísticamente cuando es necesario, el ejemplo mas recientge es toda la cooperación gratis que enviaron compañías privadas norteamericanas para ayudar al rescate de los mineros chilenos, sin pedir ni una línea de publicidad a cambio.
    3 – Están tambien los Mercaderes del Templo que como David Calzado solo piensan en el pentagrama de su bolsillo, caracterísrica que hasta ahora solamente pensábamos que era imposible de encontrar en el Hombre Nuevo creado en el Socialismo.
    4- La diferencia entre la calidad de las presentaciones y los públicos. El ejemplo fue la actuación de Gente de Zona en Las Vegas, Nevada. El coincierto lo citaron para las 9 de la noche, la primera canción la empezaron a cantar pasada al 1 y 30 de la marugada y en el medio de la tercera cancion se armó una de las mas grandes riñas tumultuarias de cubanos en el exilio que se recuerda. Todo acabo con botellas de cerveza volando, broncas en cada esquina del local, cabezas partidas, intervencio de la policia al mejor estilo de La Tropical y La Piragua. Al final los videos colgados en Youtube.
    Este tema, lo reitero, tiene tela por donde seguir cortándolo, manos a las tijeras entonces…
    Saludos

     
  12. jorge

    octubre 23, 2010 at 6:04 pm

    ernesto ante todo mi saludos y como siempre es un placer compartir contigo y los demas blogueros,estube analizando el tema que tocas en esta ocacion y pienso que hay mucha tela por donde cortar,solo quiero dar mi modesta opinion,creo que todo tipo de arte es una manifestacion del hombre en la sociedad y no podemos separar la musica del contesto politico en el caso de cuba en particular,no estoy en desacuerdo que vallan artistas cubanos a los estados unidos,pero ojo con miami,en esta ciudad hace mas de 50 años emigraron muchos cubanos que salieron de cuba unos uyendo del comunismo y otros que sufrieron todo tipo abuso,humillacion,fusilamientos de familiares,confinamientos etc,esos cubanos que muchos llaman recalcitrantes fueron en realidad quienes hicieron lo que es hoy la bella capital del sol,que pasa? hoy ellos ven como esos artistas que en su momento muchos de ellos han respondido y han estado confabulados con el regimen y ven que llegan a cantar a miami como si nada,pienso que es una provocacion al cubano de miami que esta resentido por las cosas que pasaron esas generaciones,ahora bien en contraste con eso tenemos las nuevas generaciones de cubanos que han llegado en los ultimos años que conocen bien de cuba esas orquestas y artistas que hoy estan en los programas locales de esta ciudad,como tu le dices a un joven que llego hace un año a miami que no debe ir a bailar y a cantar con la charanga? nunca lo podras convencer,este tema es bien sencible en una sociedad que esta dividida por varias generaciones de cubanos que no piensan igual que vivieron escenarios diferentes y hoy estan en la misma obra de teatro,por mi parte nunca iria a un concierto de los van van ni de ninguna orquesta que han estado al servio del regimen,ahora como se llama ,intercambio cultural? metira no es mas que doble moral,vamos a buscar dinero a la yuma ,no hablamso de politica y estamos bien alla y aca simplemente asi,tal vez tu no sepas que me crie sin saber que existia una celia cruz,un rolando la serie,una olga guillo y muchos mas que ese regimen me privo de conocer su musica solo por ser exialiados de cuba,sabias tu que la artista mas conocida de cuba en el extranjero vivia fuera de cuba? fue celia cruz ,algun dia si dios quiere podremos ver todos los artistas cubanos cantando en cuba los de alla y los ade aca en un mismo escenario,seguimos esperando

     
  13. Hermano te apoyo 100%

    octubre 24, 2010 at 10:19 am

    Tu arma? La palabra!, no hay canon que pueda contra ello.

     
  14. Ruben

    octubre 26, 2010 at 1:11 pm

    Muy bueno el debate.

    Muy de acuerdo estoy con la mayoria, en especial con Nestor. Este “interNOcambio” es inocuo para los EE UU y tambien lo es para el gobierno cubano. Para este ultimo tiene la ganancia de opinion externa de hacerse el bueno.

    A Miami puede venir cualquiera y hablar practicamente lo que le de la gana. Siempre habra polemizantes, tendencias, rompedores de discos y todo lo demas. Es parte de la nutricion de este pais … la libertad de expresion.

    Asi que si quieren que vengan aqui los artistas de la isla, pues que vengan y vean y compren … y tambien hagan sus cuentos entre amigos. Y se lleven sus compras para Cuba. Al final los artistas han sido de los pocos privilegiados por la revolucion desde hace mucho tiempo, de poder contratar sus “servicios” en divisas incluso a empresas cubanas !!!

    Muy de acuerdo con la idea de Oscar Alvarado. La solucion no va a llegar por la via del intercambio cultural, ni de soltar algunos presos politicos, ni de permitir … por el momento … pequeños negocios privados. Esas cosas lastran el arbol … pero sigue en pie.

     

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 298 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: