RSS

La Novela de Tantas Vidas

18 jul

Me recibió un lunes en el apacible apartamento de Mantilla desde el cual ha escrito prácticamente toda su obra. Sobre una mesa pulimentada puso agua fría y un café fuerte para ambos. Encendió un cigarro cuyo humo, por fortuna, eligió como víctima al busto de Cervantes que reposaba en un aparador cercano. Y comenzó a responder mi cuestionario.

Tal vez, sin haber leído La Novela de mi Vida, no me habría empecinado en entrevistar a Leonardo Padura. Hasta ese instante, las dos obras que ya conocía me habían bastado para admirar su prosa limpia y sus hábiles entramados policíacos, pero no mucho más.

Entonces descubro esta novela y me reconozco casi empujado a rastrear (como el investigador Mario Conde) el paradero de su autor. Para un personaje de Salinger hay ciertos escritores que, luego de uno leerlos, desearía poder telefonearlos. Yo, cuando no tengo el número telefónico, viajo 800 kilómetros desde mi Bayamo hasta la capital cubana, toco a su puerta y le digo: Necesito entrevistarlo.

Sucede que La Novela de mi Vida ya debería estar en el plan imprescindible de todo lector que se reconozca cubano. O que ame o estudie la realidad histórica dentro de este nuestro país de agua y arena. Porque descubrir la tragedia novelada de ese hombre inmenso ysufrido que fue el poeta José María Heredia es la mejor manera de comprender a un país que, dos siglos más tarde, no ha cesado de repetir tragedias similares en las vidas de millones de otros hijos.

Con una precisión escritor ya curtido Leonardo Padura hilvana dos historias que al final son una. Primero: la del gran poeta del Niágara, hombre sin nacionalidad verdadera que contra toda lógica se definió profundamente cubano (a su muerte, con 35 años, José María Heredia había vivido en cinco países, y solo 6 de esos años en Cuba), y que quizás inauguró la tan cubana tradición de sufrir el destierro y morir vencido de nostalgias. Segundo: la de un personaje ficticio cuyo nombre es Fernando Terry, y que en la década del ´90 regresa del exilio (por unas escasas semanas de visita) en busca de un pasado del que jamás se consiguió desprender.

Si melancólica se presenta la historia de este cubano contemporáneo, empujado a emigrar por el Mariel debido a la intolerancia, el miedo y la mentira, aterrador resulta el relato en primera persona que el propio Heredia, resucitado por Padura, nos hace de lo que en algún momento, enloquecido de dolor y frustración, él mismo diera en llamar la novela de su vida.

Una vida de amor a la poesía y a la libertad de su oprimido país, de defensa de una cubanía en ciernes que todavía no podía definirse, pero sí sentirse. Una vida arrojada al más fiero destierro por el déspota que gobernaba en ese entonces: Miguel Tacón, tirano de turno que, como tantos y tantos, se arrogaba el derecho a decidir quién vivía dentro de la Isla, quien moría, y quién debía marcharse de ella. Maldito empecinamiento de los dictadores en administrar las naciones como si fueran sus propias casas.

El mismo poeta cuya oda al Niágara hoy descansa en una lápida frente a las cataratas, inauguró también una costumbre que siglos más tarde no conseguimos borrar de esta bella Patria: padecer la delación y la traición de un falso amigo que sobre la desgracia de Heredia escalara hacia el éxito en una Cuba enferma de corrupción. La historia recoge su nombre: Domingo del Monte. Pero esto, poco importa ya.

Lo estremecedor es reconocer que, tras la habilidad de Leonardo Padura, el lector advierte demasiada frescura, demasiada cercanía de su propia realidad con esta novela que, según el mismo narrador afirma, es la de tantas de nuestras vidas.

Mi entrevista duró poco más de una hora. Las respuestas ágiles, bien argumentadas, de este escritor habanero, llenaron un texto de muchas páginas que con orgullo pienso incluir en un libro que justo ahora concluyo.

Hoy, pasadas dos semanas de ese encuentro con Leonardo Padura, luego de mirar a mi alrededor con ojos descreídos y recordar el calvario del desterrado Heredia, no he conseguido desprenderme de la pregunta que como duro obsequio me dejó La Novela de mi Vida: ¿Será que nuestra hermosa Isla condenará por siempre a sus hijos a huir de ella en busca de protección o un pedazo de felicidad?

About these ads
 
3 comentarios

Publicado por en julio 18, 2010 en 01 Julio

 

3 Respuestas a “La Novela de Tantas Vidas

  1. felix mutiz

    julio 18, 2010 at 3:05 pm

    Es impresionante lo bien que escribe este chico, otro talento que un día la isla, tal vez pierda porque lo meten en una cárcel o lo obligan al destierro.

     
  2. Carolia1985

    julio 19, 2010 at 4:42 am

    Este relato historico-novelesco, me ha dejado una sensacion detristeza y dolor, yo como millones, tambien, soy una refugiada, y se lo que se siente estar fuera de su pais, me gustaria poder leer esa novela, les deceo muchos exitos, y que dios siempre los proteja.

     
  3. elpequenohermano

    julio 19, 2010 at 11:06 pm

    Queridos amigos:
    A raíz de los posts publicados he recibido, además de comentarios que agradezco profundamente, varias preguntas de muchos de ustedes, interesados en disímiles asuntos lo mismo personales que profesionales. A todos les reitero mi dirección e-mail: ernestomorales25@gmail.com
    Prefiero contestarles por esta vía y no mediante respuestas a sus comentarios directamente en el blog. Entre otras razones, porque ustedes ven mi blog pero yo no: sus comentarios me los envían para tener un poco de feedback. Pero no tengo acceso a Internet. También a mi correo tengo acceso mediante artimañas escapistas, pero sí me es más sencillo de esta manera.
    Estaré muy dispuesto a cualquier comunicación directa, como estoy muy agradecido de que me lean.
    Afectos a todos,
    Ernesto Morales Licea.

     

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 298 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: